miércoles, 30 de diciembre de 2009

FIN DE FIESTA

Hoy hemos vuelto a cumplir con una tradición, acabar el año con nuestro particular fin de fiesta y haciendo lo que nos gusta, corriendo; corriendo por las calles de nuestra ciudad la XIII San Silvestre popular Ciudad de León, rodeados de familiares y amigos.
Mientras recorría esas calles, las que durante el año han ido viendo el transcurrir de la vida diaria, me venían a la memoria esas carreras en las que he participado, todos esos amigos que he conocido, esos momentos que se han convertido en recuerdos imborrables, y que ya forman parte de mí.
Ahora, ya relajado, miro la parte derecha del blog, veo el listado de carreras y los recuerdos se agolpan en mi cabeza; sin duda cada carrera ha tenido su buen momento; pero puestos a elegir me quedo con esa I media maratón Ciudad de León; con esa vuelta al Angliru, en una año en que todo hacía indicar que no lo haría; con esos 100 km. en 24 horas, con ese sinsabor del abandono de mis amigos Abe y Ángel; y como no, con esos tres maratones (Sevilla, Madrid y Zaragoza).
También, en esa misma parte derecha, veo ese listado de los blogs que sigo, y que al mismo tiempo pierden un poco de su tiempo en leer mis divagaciones, y que poco a poco ha ido creciendo, a todos gracias.
Todavía me ha quedado tiempo para repasar esas fotografías, las de las carreras, para volver a emocionarme con alguna de ellas; pero de entre todas me quedo con dos, y no me resisto, las quiero compartir con vosotros.
La primera pertenece a la media maratón de Ávila y fue tomada por el amigo Carlos.
Y la segunda, tomada por mi compañero del “Nunca correrás solo” Ángel, y corresponde al descanso después del deber cumplido, acababa de terminar los 100 km. en 24 horas.
Aunque lo más emotivo de todo lo que ha rodeado este mundo de carreras, durante este año 2009, ha sido el compartirlas con mi hija Sonia.
Vuelvo a mirar el listado de las carreras, ese listado que dentro de unas horas estará vacío, y que sin duda volverá a llenarse de buenos momentos, en los que estaréis todos vosotros.

jueves, 24 de diciembre de 2009

A MIS AMIGOS

martes, 22 de diciembre de 2009

PARTAMOS DE CERO

Comentaba hoy a Sonia, durante una suave y placentera salida, que tiene que aprender a sufrir en los entrenamientos; que no tiene que forzar pero que poco a poco tiene que ir cogiendo más fondo, lo que acabará ayudando en carreras de larga distancia; que no tiene porqué agobiarse con los entrenamientos, que simplemente salga a correr, y se olvide de esos planes de entrenamientos, duros en ocasiones, y disfrute haciéndolo; que fije una buena base y después piense en mejorar, pero después, nunca antes.
No somos profesionales, ni vivimos de esto, ni pensamos vivir; que los entrenamientos y los retos programados no son palabra de Dios, se pueden modificar, no son inamovibles, y se puede partir de cero todas las veces que nos venga en gana.
Para correr son necesarias las piernas, pero también es necesaria la cabeza y el corazón; además no siempre llega más lejos el que más corre.

domingo, 20 de diciembre de 2009

HELADO Y SIN GANAS

Empecé la semana con la intención de recuperar el tiempo perdido, así el lunes, con el cuerpo aún digiriendo el esfuerzo del fin de semana, me enfundé mis mallas para a ritmo suave ir recuperando la rutina, hoy no era cuestión de hacer un entrenamiento largo, ni medio largo, no iba a desafiar a la naturaleza, así que una tiradita de 30 minutos me pareció lo más correcto para ir sincronizando.
El martes ya buscamos un poco de exigencia, por lo que buscamos el camino que nos lleva a los pinos, a las cuestas, para rematar la faena en cuarenta y ocho minutos, y terminar con ganas de volver a salir.
El miércoles día designado para la recuperación y asimilación, de todo, de los rodajes y de los excesos.
El jueves teníamos una tirada algo más larga, pero las condiciones climáticas, que nos dejo en León una gran nevada, impidió esa salida y la del sábado.
Hoy tampoco pensaba salir, la desgana y el frío lo impedían, pero una llamada de Mauri hizo que la cosa cambiase, y así desafiando al frío y a la nieve hicimos una tirada de 1h25´, que no esta nada mal para ir despidiendo el año; una tirada tranquila y hablando de futuros retos y objetivos, de los que unos daremos cuenta y otros quedaran guardados en el baúl de los sueños. También recordando y enviando, desde la distancia, un último aliento al amigo Ángel de la Mata, que este fin de semana se enfrentaba a las “24 horas en pista-Mataró TV3”, prueba que se desarrollaba entre las 12:00 horas del día 19 y las 12:00 horas del día 20, y que pude seguir a través de Internet.
Ángel, en una clasificación creo que oficiosa, finalizó en una meritoria séptima posición, habiendo recorrido 203 kilómetros y 532 metros, que no esta nada mal. Felicidades campeón.

viernes, 18 de diciembre de 2009

PISANDO HUEVOS

Hoy he estado tomando un largo café con mi vecino y amigo Anselmo, el tiempo estaba para eso, nada más; me dice que le gusta la nieve, también que es bueno que nieve y por qué no, que es bonito ver nevar, sobre todo cuando, como él, no tienes nada que hacer, y puedes disfrutar o jugar con ella.
Pero ¡ay!, continúa diciéndome, la cosa cambia si no te queda más remedio que salir a la calle para trabajar o para hacer compras, y tienes unos mandatarios municipales instalados en la demagogia, entonces sí que se complica la vida, además de jugársela, sobre todo las personas mayores.
Ha estado nevando desde el miércoles por la mañana hasta la madrugada del jueves, ha caído una nevada considerable, digna de la mejor estampa navideña, hoy estamos a viernes y la ciudad es un caos.
- ¿Cuántos operarios municipales has visto recomponiendo el caos?, me pregunta.
Pienso unos segundos, lo suficiente para que no repita la pregunta.
- He visto un par de brigadas municipales, compuesta de tres operarios cada una, sin embargo sí he visto a un montón de ciudadanos, pala en mano, limpiando las aceras o despejando paso de peatones, le respondo.
- Sí señor, dando ejemplo de civismo, eso es digno de mención.
- Por eso lo menciono, ¿no?.
No calla, está lanzado, y a pesar de que hace un rato echó el azúcar sigue dando vueltas al café.
- Y ¿qué me dices de los responsables municipales? Desaparecidos, no sé dónde se han metido durante este tiempo, quizás ya de vacaciones de navidad, o quizás enzarzados en alguna discusión inútil que nada importe al ciudadano. Claro, los problemas para transitar por la ciudad ya se solucionarán cuando se derrita la nieve (dentro de quince días) o echándonos la culpa por salir de casa”.
- Ya, ellos son así.
- ¿Sabes qué frases son las que más he oído estos días?, vuelve a preguntarme.
- No, le contesto.
- Dónde está el Ayuntamiento, sólo nos quieren para pagar, no hay derecho, no tienen vergüenza.
- ¡¡!!
- Llevo dos días que parece que voy por la calle pisando huevos.
- Pues ten cuidado no pilles alguna liebre.
- Sólo me faltaba eso, replica.
Quizás mi amigo tenga razón, pero desgraciadamente eso no va a hacer que las cosas cambien, quizás si hubiesen estado las elecciones cerca...
Foto de Mauricio Peña (La Crónica de León)

lunes, 14 de diciembre de 2009

COSTUMBRE O TRADICIÓN

El lunes me metía en las zapatillas con ganas, ya sabía que sería una semana complicada y que tenía que aprovechar el tiempo, así que en compañía de Sonia afrontaba el que a la postre sería la tirada larga de semana, con una mañana soleada que daba calor a nuestros pasos empezamos nuestro rodaje, ritmo tranquilo y sosegado, al menos para mí, para dar cuenta de 1h15´ que a ella le sirve para ir cogiendo fondo y a mí para no perder la forma.
Las obligaciones profesionales impidieron que el martes y el miércoles pudiese disfrutar del correr.
Ya metidos en el jueves me dispongo a una tirada en la que las protagonistas serán las cuestas, con cincuenta y cinco minutos dedicados a ellas, eso si que es amor.
El viernes vuelvo a las cuestas, pero esta vez solo cuarenta y cinco minutos, y no por falta de amor, sino que de tiempo.
Y así, con más pena que gloria, acabo la semana deportiva, el fin de semana estaba dedicado a otras correrías.

El sábado por la mañana cumplía con una tradición o quizás con una costumbre que desde mi lejana infancia llevo acabo; costumbre o tradición que quizás tenga los días contados, aunque mientras los abuelos tengan ganas y fuerzas seguiremos alimentando, me refiero a la matanza del gocho, como por esta tierra se llama; y por supuesto para remate la agradable comida alrededor de la mesa camilla, con ese brasero, hoy ya eléctrico, calentando nuestros pies, puesto que nuestro cuerpo no necesita más calor, las diversas y abundantes viandas lo calientan de sobra.

Para continuar con el ajetreado fin de semana, por la noche, a las 22:00 horas cita con la cena de empresa, otra costumbre o tradición, aunque esta de más reciente implantación, donde además de pasarlo bien debería servir para rebajar tensión y limar asperezas con esos compañeros con los que en alguna ocasión has tenido algún encontronazo; una buena cena y una o unas copas a veces hacen milagros.

Pero el fin de semana, no había terminado, con pocas horas de sueño, y después de una rápida y reconfortante ducha, me dirigía hacía la localidad de Busdongo, tenía cita con las “XIV Jornadas Gastronómicas de la Tercia”, otra joven tradición o costumbre, donde en compañía de buenos amigos dábamos cuenta de otra buena comida y de otra agradable sobremesa.
Y así entre tradiciones o costumbres, con unas ganas locas de salir a correr, terminé la semana.

sábado, 12 de diciembre de 2009

RE-VERSOS: ANTONIO MACHADO

A UN OLMO SECO (Soria, 1912)

Al olmo viejo, hendido por el rayo
y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo,
algunas hojas verdes le han salido.
¡El olmo centenario en la colina
que lame el Duero! Un musgo amarillento
le mancha la corteza blanquecina
al tronco carcomido y polvoriento.
No será, cual los álamos cantores
que guardan el camino y la ribera,
habitado de pardos ruiseñores.
Ejército de hormigas en hilera
va trepando por él, y en sus entrañas
urden sus telas grises las arañas.
Antes que te derribe, olmo del Duero,
con su hacha el leñador, y el carpintero
te convierta en melena de campana,
lanza de carro o yugo de carreta;
antes que rojo en el hogar, mañana,
ardas de alguna mísera caseta,
al borde de un camino;
antes que te descuaje un torbellino
y tronche el soplo de las sierras blancas;
antes que el río hasta la mar te empuje
por valles y barrancas,
olmo, quiero anotar en mi cartera
la gracia de tu rama verdecida.
Mi corazón espera
también, hacia la luz y hacia la vida,
otro milagro de la primavera.

domingo, 6 de diciembre de 2009

RECUPERANDO LA CALMA

Y la motivación por correr, algo que después de un gran esfuerzo, de un gran reto se pierde un poquito, como si con el objetivo cumplido nuestro cuerpo se sublevase y dijese “ya esta todo hecho”; así que después de un pequeño descanso volvemos poco a poco a ponerlo en marcha.
Cinco salidas me han dejado la semana; el lunes (30) tiradita de 33´, con toda la calma del mundo; el martes (01) rodaje de 57´44´´, salida en la que acompañé a Sonia, y me sirvió entre otras cosas para revisar su estado después de Dragonte, e ir inculcando espíritu de sufrimiento para que esa cabeza se haga cada más fuerte, se olvide de temores y aleje sus fantasmas; el miércoles (02), de nuevo salida corta, 36.56´´, y de nuevo en compañía de Sonia, y de nuevo en compañía de algún fantasma; el sábado (05) tirada de 53´46´´ en soledad, la verdad que me encantan estas salidas tranquilas en las que por única compañía llevo mis pensamientos, mis divagaciones, estrafalarias la más de las veces, pero disfruto con ellas; el domingo (06) tirada larga de la semana, 1h16´30´´ en compañía de Mauri, en esto también volvemos a la rutina, a las tiradas dominicales acompañado de amigos, intercambiando sensaciones y planes de carreras, si duda salidas tan placenteras como las solitarias.
Procuraremos alargar la calma y la paz hasta después de las fiestas navideñas; ahora de momento solo a la vista la san silvestre leonesa, a celebrar el día 30, y si una carrera me tomo con calma es esa, para mí es una fiesta, la última carrera del año y pateando por mi ciudad, al mismo tiempo que por mi cabeza discurren todas las que he disputado.Después de Navidad, iremos abandonando la calma y volveremos a pensar en los dos primeros objetivos: La media de León y Mapoma.