sábado, 30 de junio de 2012

RE-VERSOS: ESTEBAN CALLE ITURRINO


Sendero

Una robusta mano creadora,
ávida de simientes y de apero,
supo abrir, laboriosa, este sendero
y con él una ruta orientadora.

Bendecid esa mano bienhechora
que sirvió con afán al montañero
para darle un camino placentero
y hacerle la ascensión más tentadora.

No desdeñéis por nimio el noble empeño,
siempre es grande, si es puro, lo pequeño,
la caridad lo humano hace divino
y por la omnipotencia del trabajo,
toda meta en el mundo tiene atajo,
grato y bello es por él todo el camino.

De Esteban Calle Iturrino

viernes, 29 de junio de 2012

EN CAMINO


miércoles, 27 de junio de 2012

EL EMBRUJO DEL CAMINO

Todos los días del año veo con envidia el fatigado trasiego de Peregrinos por las calles de León, y todos los días viene a mí la lista de las cosas por hacer, donde se encuentra el Camino de Santiago.
Al menos en tres ocasiones he tomado un contacto más directo con él; cuando lo hizo Ángeles, cuando corrí en la I edición de la carrera del Camino de Santiago, y el año pasado al acompañar el primer relevista de "A Santiago contra el cáncer", lo que no ha hecho más que acrecentar las ganas de vivir ese sentimiento.
El viernes me asomaré otra vez más al Camino, y será a través del correr. De correr "A Santiago contra el cáncer" con el único motivo, con la única meta de recaudar dinero para luchar contra esa terrible enfermedad.
Sé que realizar así el Camino no me convierte en Peregrino pero es un paso más para ver la idea más clara.

domingo, 24 de junio de 2012

GESTO SOLIDARIO

Cuando se trata de correr lo podemos hacer por la amistad, por la convivencia, por la paz, o por la solidaridad. Y aquí estamos, a cinco días de la carrera solidaria “A Santiago Contra el Cáncer”. Una aventura que tendrá su pistoletazo de salida el viernes a las 09:15 horas, a los pies de nuestra Catedral, donde con ella como testigo los primeros relevistas darán los primeros pasos que acerquen al resto de la expedición hasta Villafranca del Bierzo, final de la primera etapa.
En la segunda etapa los corredores irán desde Villafranca del Bierzo hasta la localidad gallega de Arzúa, y en la tercera desde esta localidad hasta la plaza del Obradorio de Santiago de Compostela.
El reto en sí no resulta exigente, ya que se hace por relevos y cada uno cubrirá en torno a diez-doce kilómetros diarios, pero sí atractivo y gratificante. Tres días por delante para compartir una bonita experiencia con un grupo de amigos.
La cita, como ya sabéis, está organizada por la Escuela del Corredor Ule-Chorco y la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), y tiene solo un objetivo, recaudar dinero para luchar contra esa terrible lacra. El objetivo inicial de conseguir 10000 euros ya se ha logrado, pero toda ayuda para esta dura lucha es poca, así que quien lo desee aún puede realizar su aportación en la cuenta de La Caixa: 2100 1598 88 0200005195.
Podréis encontrar más información en el blog: asantiagocontraelcancer.

lunes, 18 de junio de 2012

V Carrera de la Esperanza: Fotos Ángeles


La Copa de Carreras Populares Diputación de León nos llevó a La Bañeza (León), donde tuvo lugar la V Carrera de la Esperanza.

Más de cuatrocientos corredores, más de mil andarines y más de doscientos niños disfrutaron de una prueba organizada por la Mujeres Running y a beneficio de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), a quienes entregaron íntegramente todo lo recaudado, un gesto solidario que deberían tener en cuenta otros organizadores.

Os dejo con el enlace de las fotos de Ángeles.

Si alguien quiere la foto en su tamaño original y sin marca de agua que no dude en enviarme un correo y se la mandaré a la mayor brevedad posible.

También podréis de disfrutar de más imágenes y de las clasificaciones de la carrera en la página de mediamaratonleon.

domingo, 10 de junio de 2012

VAYA DOMINGO



El día promete, pensé mientras disfrutaba de la salida dominical. La semana de recuperación del esfuerzo de Aquilianos ha terminado y toca pensar en los siguientes objetivos, la V Carrera de la Esperanza y A Santiago contra el Cáncer, las dos de carácter benéfico.
Mañana tranquila para llegar a una tarde de esas en las que todos somos españoles y en las que jugamos como nadie al zapping.
El primero en saltar a la arena fue Nadal, y todos ya con la raqueta en la mano dispuestos a devolver las bolas a las que no llegase nuestro Nadal. La cosa iba bien hasta que se puso a llover, un parón que sirvió para que nuestro tenista ganase el segundo set y para que se fuese del partido, ni él ni nosotros podíamos parar al Serbio, hasta que de nuevo llego la lluvia. Otro parón y hasta mañana. Primera decepción.
Enseguida saltaba al césped nuestra selección, la campeona de Europa y del Mundo, y aquí también estábamos dispuestos a golear, que para eso somos los mejores. Pero, el tema se puso feo desde el principio, con una España espesa solo podía pasar lo que paso, gol de los italianos. Arreglaron el entuerto, pero creo que hemos tenido la segunda decepción del día.
Acaba el partido y el dedo se mueve en el mando del televisor buscando a Alonso y dispuestos a correr más que nadie. Pero ni a la tres hubo suerte. Setenta vueltas de quemar gasolina para quedar quintos por no cambiar cuatro ruedas, hay que j…
De una tarde de ilusión pasamos a una tarde de decepción, con la falta que nos hacía para levantar el ánimo, porque mañana volvemos a la triste realidad. A la prima que nos acecha pero donde los primos somos nosotros, los que hoy hemos jugado al tenis, al fútbol y conducido a trescientos kilómetros por hora, y sin perder puntos. A ver como nuestros políticos se enzarzan en inútiles discusiones lingüísticas, unos dirán que la banca ha sido rescatada y otros que ha sido un préstamo. Y, qué más da como lo llamen, si al final todos, los de un signo y los de otro, los de cualquier signo, nos van a seguir engañando.
Pero bueno, igual mañana Nadal acaba ganando y nuestra selección gana el siguiente partido, y el siguiente, y el europeo, y ganamos un montón de medallas en la Olimpiada. Igual al final los españoles tenemos que salvar el mundo.

sábado, 9 de junio de 2012

RE-VERSOS: PABLO NERUDA


Así Salen

Era bueno el hombre, seguro
con el azadón y el arado.
No tuvo tiempo siquiera
para soñar mientras dormía.

Fue sudorosamente pobre.
Valía un solo caballo.

Su hijo es hoy muy orgulloso
y vale varios automóviles.

Habla con boca de ministro,
se pasea muy redondo,
olvidó a su padre campestre
Y se descubrió antepasados,
piensa como un diario grueso,
gana de día y de noche:
es importante cuando duerme.

Los hijos del hijo son muchos
y se casaron hace tiempo,
no hacen nada pero devoran,
valen millares de ratones.

Los hijos del hijo del hijo
cómo van a encontrar el mundo?
Serán buenos o serán malos?
Valdrán moscas o valdrán trigo?

Tú no me quieres contestar.

Pero no mueren las preguntas.

de Pablo Neruda

miércoles, 6 de junio de 2012

XVII Travesía Integral Montes Aquilianos: Un reto de héroes

“Quedarse en lo conocido por miedo a lo desconocido equivale a mantenerse con vida pero no vivir”. Quizás, esta frase de sentido a que de nuevo vuelva a los Aquilianos en busca de satisfacción, superación, aventura, lucha, esfuerzo…
El mismo decorado que otros años, la misma plaza, la misma noche, otras caras, mismos héroes, pero hoy es especial, junto a mí, Ángeles y mi hija Sonia. 
Junto a ellas cruzo la línea de salida y recorro los primeros metros. La despedida no se hace esperar, los diferentes objetivos hacen que los ritmos también lo sean. Atrás quedan ellas, y Julio y Elena. Me dejo caer suavemente en la noche buscando el puente que cruza el río Boeza; acorto el paso en la subida de Otero, mientras los perros con sus ladridos espantan su miedo de las hordas de los corredores; el lento amanecer me asoma al collado Pajariel, y las tranquilas zancadas me van alejando de las sombras casi al mismo tiempo que salvo la bajada que me deja a los pies del río Oza; asciendo por su cauce con el murmullo de sus aguas encerradas entre sendas místicas de robles y castaños; en el deleite de la belleza del entorno me alcanzan mis compañeros del “Nunca” Miguel y Pablo, y Diego y Daniel, con los que llego al primer avituallamiento situado en Villanueva de Valdueza.
Después de una corta parada, el tiempo necesario para cargar nuestros depósitos, continúo, ya uniendo mis pasos a los de mis compañeros, en busca de la dura subida al Alto de Pandilla que nos abre a las hermosas vistas que este año se pierde mi amigo Ángel. Nuestros pasos atraviesan Valdefrancos y dejan atrás San Clemente de la Valdueza donde volvemos a ascender por una zigzagueante senda que nos acerca a Montes de la Valdueza, segundo avituallamiento y segundo respiro del día.
Los caminos de los corredores se separan, amistades que se citan en Ponferrada, suerte suerte y suerte, unos por el tramo corto y otros por el largo en busca del objetivo. Yo, junto a mi hermano, bordeamos el viejo monasterio de San Pedro y nos adentramos en un empinado camino que discurre por un bosque de retorcidos castaños, pinos y encinas; las vistas empiezan a cambiar; regulamos el esfuerzo para salvar el collado de la Malladina y respirar en la verde pradera que nos deja caer hasta Santiago de Peñalba, el refugio de San Genadio.
Breve descanso para recargar líquidos y fuerzas. Dejamos las calles llenas de historia de Santiago de Peñalba en busca de la dura ascensión a la “Silla de la Yegua” (2143 m). La empinadísima senda te vuelve a todas las realidades, los recuerdos de lo que queda por delante ayuda a tener paciencia, a no precipitar el lento y sufrido caminar. Los corredores salpican la ladera de color, confundiéndose con el color de sus brezo; pisoteamos las gotas de sudor que caen ante nosotros con el resuello ahogado; pienso en lo que me ha llevado allí, sin comprender, silencio; el silencio que invita a disfrutar de los pequeños detalles; la luz cambia a media que subimos, pequeñas nubes nos envuelven; llegamos a la “Silla de la Yegua” entre los recuerdos del ayer y con la niebla delimitando el paisaje.
El temor a quedarnos fríos hace que paremos muy poco. Estamos en el alto del cordal de los Aquilianos y ahora toca ese sube y baja, ese transitar entre flores y encantadoras vistas, hoy medio escondidas; “Pico las Berdianas” (2116 m); “Pico Tuerto” (2051 m); llegamos a la “La Guiana” (1849 m) con la sensación de haber pasado lo peor, algo cansados pero con la moral intacta; otro pequeño descanso que aprovecho para saber que Ángeles y su grupo va bien.
Vamos; un endiablado cortafuegos nos mete en un confortable pinar, trotamos cómodamente sus pistas y caminos; el paisaje cambia, sigue siendo bello pero ya no es lo mismo; unas finas gotas caen sobre nosotros, elevamos vista y plegarias al cielo, esto no es necesario, se contiene y llegamos a Ferradillo, la penúltima estación, donde la nota dejada por Julio en mi mochila: "Satur, vamos quitando pegatinas. Equipo B", arranca una sonrisa de la fátiga.
El cuerpo, que ya nota la fatiga, agradece el pequeño descanso. Salimos caminando esperando que los músculos vuelvan en sí; trotamos el camino llano, y trotamos la senda en bajada salpicada de rocas, hasta la llegada a Rimor, la última parada.
La belleza del paisaje es un grato recuerdo y empieza a ser vulgar; carretera y camino, y cerezos para cruzar Toral de Merayo sin llamar la atención, sin un triste aliento; trote cansino   y sendas nos llevan a orillas del Boeza, en las faldas del Pajariel, cerca ya de Ponferrada, de su castillo; última subida, último caminar para unas piernas ya cansadas; plaza de la Encina, último trote, último esfuerzo, entre miradas de peregrinos y paseantes; plaza del Ayuntamiento, últimos pasos, entre aplausos de bienvenida; meta, abrazo con mi hermano, abrazos con los que ya habían llegado, con los del “equipo B”, Ángeles, Sonia, Julio, Elena, Susana, y …, saludos con Balbino que ya descansaba de su esfuerzo, recuerdos de momentos con mi amigo Ángel, y tantas cosas de esta historia que fue inventada para tener un final feliz.

viernes, 1 de junio de 2012

HACIA EL VALLE DEL SILENCIO


Mañana, por tercer año consecutivo, vuelvo a la Travesía Integral de los Montes Aquilianos. En la primera ocasión que afronte el reto lié a mi amigo Ángel, el año pasado fue mi amigo Ángel el que me lió a mí, y este año me he liado yo solo.
Hace un rato, mientras preparaba todo lo necesario para recorrer esos 61 kilómetros, he recibido la llamada de mi amigo, sé que mañana en la distancia subirá conmigo al Valle del Silencio, ese valle que hace dos años nos dejo enamorados con su belleza, y al mismo tiempo, él sabe que yo le echaré de menos en esa travesía. Hemos hablado, me ha deseado suerte y hemos dejado volar nuestra imaginación por un sinfín de futuras carreras.
Este año tendrá algo especial, Ángeles y Sonia estarán a mi lado en la salida, ellas harán la ruta corta, la de 44 kilómetros. Correremos juntos los primeros metros, después cada uno a su ritmo y hasta la meta. También serán de la partida mis amigos del "Nunca", Rodrigo y Rubén, Miguel y Susana, Pablo, Julio, Elena.
Ya está todo preparado: la pequeña mochila que acompañara mis pasos, la otra mochila que me esperará en algún lugar del camino, la planificación de la carrera y el objetivo que busco, los contratiempos que puedan surgir. Creo que no he dejado nada al azar.