viernes, 27 de junio de 2014

A Santiago contra el cáncer 2014

DE LEÓN A SANTIAGO
POR UNA BUENA CAUSA

martes, 24 de junio de 2014

III Carrera Popular Comarca de Cistierna: Mi historia



No conozco la carrera. Llego a Cistierna con lo que me han contado de ella. Me han hablado de cuestas, de subidas y bajadas; más de subidas. Miro a mí alrededor y solo veo monte y montaña, así que algo de razón tendrán.
Me reúno con mis compañeros, nos enfundamos nuestra nueva equipación, y vamos a la línea de salida. Situado en la parte trasera espero para echar a correr. No escucho el momento de la salida y solo el movimiento de los corredores me anuncia que la fiesta ha empezado. Con tranquilidad, con el dibujo que me han hecho bien presente, inicio la andadura. Pronto abandonamos el asfalto para coger un camino de polvo negro, y sin apenas dar tiempo a que nuestras piernas empiecen a sentir, iniciamos la primera de las subidas. Me habían hablado de ella y no me engañaron; se agarra. La sensación aún no es buena y la salvo con calma, sin alterar la respiración. Una vez arriba se agradece el descenso y los pequeños aplausos en la corta vuelta a la civilización. Casi sin darme cuenta llego a la mitad de la prueba, donde se encuentra el avituallamiento, y Ángeles con su cámara, quién me da ánimos para afrontar la segunda subida. El camino asciende por un bosque de pinos, y entre ellos se entrevé las calles de Cistierna. Otra vez toca regular; subir concentrado en los esfuerzos y bajar con prudencia, sin prisas. De vez en cuando una suave brisa refresca el ambiente. Una cómoda senda que bordea el pinar nos lleva a otra más escabrosa, donde una pequeña voluntaria alerta con su tímida voz “cuidado que hay barro”, y que nos deja en las calles de la villa. Asfalto y otra vez camino, y más asfalto, y algún aplauso temeroso; últimos giros y la siempre ansiada meta.
Después momentos para disfrutar de los amigos, y de las pequeñas alegrías del Nunca correrás solo.
He de reconocer que la carrera me parece bonita, y lo de ¿dura?, eso ya depende de las exigencias de cada uno.

domingo, 22 de junio de 2014

III Carrera Popular Comarca de Cistierna: Fotos Ángeles



Hoy volvía la IV Copa Diputación Carreras Populares deLeón. La cita en Cistierna.
Por allí anduve subiendo y bajando cuestas, y estrenando la nueva equipación con mis compañeros del Nunca correrás solo, Ana, Cristina, Adolfo, José Luis, Manuel y Miguel.
También conté con el apoyo de Ángeles, quién estuvo por alguna de las cuestas sacando fotos. Os dejo con ellas: FotosÁngeles.

jueves, 19 de junio de 2014

LLEGA EL VERANO…LLEGAN LAS PRISAS



Con el final de la primavera, y la inminente llegada del verano, muchos se enfrentan (o nos enfrentamos) al momento de quitarse ropa de encima, con todo lo que ello conlleva. Habrá gente a la que eso no le importe porque tienen cuerpos imponentes, pero ese no es el caso de los más mortales. Ahora se dejan ver todos los  excesos que se han ido acumulando durante los fríos y largos meses de invierno. Afloran los nervios y llegan las prisas por ocultar las evidencias tapadas durante tanto tiempo.
Ahora se dan (o nos damos) cuenta de que no deberían haber llegado a esos extremos, y quizás piensen que eso no va a volverá a ocurrir. Pero de momento intentarán salir del apuro. Y aquí es donde cometen (o cometemos) los errores.
El primero de ellos es querer dejar lo kilos que sobran, esos cogidos con la satisfacción del comer y el reposo del sofá. Para ello, y como el tiempo apremia, se lanzan (o nos lanzamos) en brazos de las dietas milagro. Dejan (o dejamos) de comer lo correcto y de ingerir los nutrientes esenciales para el normal funcionamiento del cuerpo.
También se lanzan (o nos lanzamos) a la carrera. Buscan (o buscamos) las zapatillas de deporte en el fondo del armario, la camiseta de algodón de todos los años, y esa descolorida cazadora, y bien abrigados salen (o salimos) a correr. Lo importante es sudar, piensan (o pensamos) para ya en casa subir a la báscula y ver que lo dos kilos perdidos. Después un ducha con satisfacción. Te pones (o nos ponemos) de agua hasta atrás. Y ¿vuelves a la báscula?. No. Te engañas (o nos engañamos). Qué más da.
Lo fácil hubiese sido mantener durante todo el año una dieta equilibrada y saludable, y practicar deporte regularmente. Puede que con ello no se llegue al peso deseado, pero al menos te sentirías (o nos sentiríamos) mejor.
Llega el verano…llegan las prisas. ¿Tú tienes prisas?. Yo no.

domingo, 15 de junio de 2014

XIX Travesía Integral Montes Aquilianos: historia de recuerdos



A trechos me paraba para enjugar mi frente
y dar algún respiro al pecho jadeante;
o bien, ahincando el paso, el cuerpo hacia adelante
……………………….………….
(versos de Antonio Machado)

Ponferrada. Los Aquilianos se han convertido en una cita anual. De madrugada; tanto que alguien de la expedición comenta haber vivido solo cuando se retira después de haber tomado unas copas. Rodeado de amigos, de seres queridos. Otra vez equipo A y equipo B. Por la parte menos larga irán Ángeles, María Jesús y Luis Ángel, y por la otra, acompañándome Ana y Cristina.
La plaza del Ayuntamiento se va llenando de murmullos. Una ventana que deja escapar el resplandor de lo que parece una bombilla, y desde donde quizás alguien se asome tímidamente, a escondidas para ver lo que le ha sacado de su sueño. No verá los ojos de los corredores; ojos de ilusiones y temores, de dudas. Palabras incomprendidas que salen por los altavoces. Conversaciones improvisadas, aceleradas. Sonidos que rompen la noche. Y se inicia el reto.
Sin más, separamos los pasos de los de nuestros amigos, dejando los mejores deseos de éxito. Trote tranquilo para desentumecer los músculos, para ir cogiendo aire. Las calles de Ponferrada nos despiden con un hasta luego esperanzador. Adiós. El río y su puente de piedra. La subida de Otero. Recuerdos de viajes pasados que afloran sin querer. Espero, busco esos ladridos que siempre rompen la monotonía de esas primeras respiraciones agitadas. Y cuando ya pensé que no iban a estar, llegan sus ladridos, más de miedo que de amenaza. Y ahí, ante las primeras luces: el Pajariel. A lo lejos ya se entrevé nuestro destino. Aún lejano. Se lo muestro a mis compañeras, aunque aún no es momento de pensar en ello. Suaves subidas y suaves bajadas. Trotando como sin querer. Cuidado con esta cuesta. Un fuerte descenso, estrecho a veces, hace que los corredores vayan en fila, con la atención puesta en el suelo. Abajo ya, nos topamos con el río Oza, y entre caminos y sendas, entre castaños y robles, entre el frescor de la mañana llegamos a Villanueva de la Valdueza. Primera parada y fonda.
Nos tomamos un cortísimo respiro. Lo justo para beber y comer un poco. Come cada hora, le dijeron al salir de casa. Y lo va cumpliendo. Volvemos a lo nuestro. Despacio que viene un duro repecho. Dos cientos, quizás trescientos metros, o menos, pero lo cierto es que el Alto de Pandilla, como le llaman, se hace duro. Arriba ya. Entre caminos de pinos señalo a lo lejos, a lo alto, aquel es el pico Tuerto, si el último que tiene nieve. La belleza más bella empieza a mostrarse más cerca. Nuestros pasos cruzan Valdefrancos y San Clemente de la Valdueza. Corren sendas sombradas, húmedas. Trotan bajadas. Caminan subidas. Viejos pueblos, viejos caminos. Todo viejo. Cuanto romanticismo, cuantas pequeñas historias. Ya llegamos. Montes de la Valdueza recibe a los corredores con la misma atención de siempre; nos tomamos un pequeño y merecido descanso, recogemos las pequeñas mochilas, las que contienen lo que cada uno cree necesario para afrontar lo que nos espera. Estamos preparados, así que sin más demora iniciamos la marcha. Bordeo el cada vez más viejo monasterio, junto a Cristina y Ana, separando nuestros pasos de los amigos que eligieron la ruta menos larga. No es difícil embelesarse en el entorno y despistarse del camino por unos segundos, lo que provoca las risas de mis compañeras; pero no he sido el único y cuando aún las risas corrían por las calle del pueblo, nos alcanza un corredor y nos pregunta ¿Está es la corta?. No, arriba tienes la bifurcación. Él vuelve sobre sus pasos y nosotros continuamos con nuestro caminar. La salida de Montes en bajada termina y sin tiempo para acostumbrarnos o mal acostumbrarnos a lo fácil empezamos a subir a la sombra de los castaños. Señalo a Cristina y Ana el collado que pronto vamos a ascender. Y antes de darnos cuenta, entre trotes y miradas al nuevo paisaje que se empieza a abrir ante nosotros llegamos a ese pequeño correr de agua que anuncia el ascenso al collado de la Malladina.
Tranquilo asciendo por la senda surcada por cientos y cientos de pies. El esfuerzo de la subida tiene la recompensa de la hermosa pradera que en suave y cómodo descenso nos va acercando a Santiago de Peñalba. Sin darnos cuenta terminamos con este transitar y llegamos a las calles de Santiago; unas calles que enamoran. Comemos y bebemos. Que Dios reparta suerte nos dicen los voluntarios. Vaya ánimo que nos dais contestan mis chicas. Bueno que tengáis suerte corrigen. Eso ya es otra cosa. 
Dejamos la fresca fuente, el corto descanso y nos vamos. El camino que nos lleva a la dura subida se va llenando de recuerdos. De emociones ya vividas. Empezamos a subir, ahora cada uno a su paso. El mío es de tranquilidad, de constancia. Despacio y sin darme un respiro, pero con paciencia. Solo, las chicas por delante, pienso en todo lo que quiere entrar en mi mente. Quizás en la vida. No lo sé. Miro y disfruto de la belleza, de una belleza que un día atrapó a mi amigo. Ritmo pausado y respiración sosegada.
Los metros van cayendo de mi lado y el reloj corre a mi favor. Subo y subo. El aire al principio refrigerante se está convirtiendo en gélido. Sigo subiendo, sigo pensando en nada y en todo. Sigo disfrutando del paisaje. Del silencio. De la paz. De los recuerdos vividos con mi gran amigo, con mi hermano. Llego a la Silla de la Yegua; por fin. Ana y Cristina esperan. Hace frio; demasiado. Así que tras un breve reponer líquidos y de abrigarnos lo que podemos, seguimos.
Ante nosotros y por delante el cordal de los Aquilianos, una sucesión de subes y bajas. Una sucesión de paisajes que el frío no nos deja disfrutar como se merecen. Primero Pico Tuerto y después La Guiana. Una pequeña y vieja ermita y una torre de vigilancia dominan el entorno. Otra parada corta. Lo peor ya ha pasado. Atrás queda dureza, esfuerzo y belleza en estado puro. Arrancamos por ese duro cortafuegos que nos deja en el buen camino. Caminos de hierba y tierra, de pinos. Nuestros cuerpos se van templando. Juntos corremos, trotamos y andamos y charlamos. Seguimos disfrutando de todo. Nuevo camino, nueva senda, desconocida y atractiva la que nos lleva al avituallamiento de Ferradillo. Nos damos un largo respiro y nos sentamos a reponer fuerzas. Aprovechamos para contactar con nuestro equipo B y saber que están a las puertas de Ponferrada y que todos van bien. Comemos y bebemos. Y no es verdad que se comiese siete bocadillos. Que quede claro ¿eh?.
cortesía de la Organización
Dejamos el descanso y volvemos al camino. Un camino que ya se me antoja cómodo aunque pueden pesar los kilómetros. Empezamos caminando con la intención de que el cuerpo se acostumbre otra vez al movimiento. Ya con la senda favorable volvemos a nuestro trote. Un trotar y un correr que nos lleva a Rimor. Y a la sorpresa de no encontrar cerezas en el avituallamiento. Se han acabado nos dicen. Una pena y las chicas que no me creían. Será posible. No  es mucho el tiempo que dedicamos a la parada, casi lo mínimo para recargar de líquidos. Cerezos y tentación, manzanos, nogales y almendros centran nuestras conversaciones. Distraídos llegamos a Toral de Merayo, a esa bandera del Aleti, perenne año tras año. A esa penúltima subida. A ese viñedo que nos acerca a orillas del río. Y a ese sendear con la vista en Ponferrada y que nunca parece acabar. Interminable río. Una pasarela y otra, y otra cuesta, la última, la del Castillo. Ponferrada y alegría. Ya está chicas. Corremos entre aplausos y voces de ánimo. La plaza del Ayuntamiento fue nuestra salida y ahora es nuestra meta, y allí está nuestro equipo B: Luis Ángel el de la cámara, María Jesús la de la pancarta y Ángeles la del confeti. No me lo puedo creer. Cruzamos la meta abrazados, sonrientes, y por qué no felices.
Y hasta aquí la historia de otra Travesía de los Aquilianos, la quinta. Las dos primeras vividas con mi amigo Ángel, las dos siguientes con mi hermano, y esta vivida con Ana y Cris, si, las Rodríguez Varona. Gracias por vuestra compañía.