domingo, 19 de agosto de 2018

V Carrera Popular Santa Marina: Fotos

Hoy la VIII Copa Diputación Carreras Populares de León, nos ha llevado hoy hasta Santa Marina del Rey, donde, se disputó su V Carrera Popular, por un bonito entorno a orillas del rio Órbigo.
Os dejo con las fotos de la carrera.
Fotos: PINCHA AQUÍ

Ya están disponibles las clasificaciones de la carrera, para consultarlas, pincha en el siguiente enlace: CARRERAS CONENCANTO

miércoles, 8 de agosto de 2018

XV Cross Popular José Manuel García: A vueltas con mi historia


Los termómetros marcan temperaturas altas, de verano, y los de aquí no iban a ser menos. La Robla, es agosto, hay carrera con olor a fiesta. Recojo el dorsal, y junto a mis compañeros, del Nunca correrás solo, busco una terraza, a la sombra, para echar ese café, y esas risas.
Preparativos, calentamiento, poco como casi siempre, y a buscar la línea de salida. Cuenta atrás, disparo para lanzarnos a la carrera, nunca mejor dicho, porque han salido como si no hubiese mañana. Desde los primeros pasos busco mi tranquilidad, para no morir entre vuelta y vuelta, como normalmente me sucede por estos lares. 
Tres vueltas. Desde la tres a la una. Calles de ida y vuelta, corredores que van y vienen. ¡Vamos! y aplausos que, suenan desde las aceras, desde la buena sombra, animan la fatiga. Calles que paso a paso, y vuelta a vuelta voy aprendiendo. Tres vueltas, y porque todo lo que empieza termina, ya no me queda ninguna, y con esos ¡vamos!, que siguen, y con esos aplausos, recorro los últimos metros de esa recta que termina en la meta, y que termina con las tres vueltas.

domingo, 5 de agosto de 2018

XV Cross Popular José Manuel García: Fotos


La VIII Copa Diputación Carreras Populares de León, nos ha llevado hoy hasta La Robla, donde se disputó el XV Cross Popular José Manuel García. El cross que de cross solo tiene el nombre.
Mientras pienso algo que contar sobre las tres vueltas que di por La Robla, os dejo con las fotos de la carrera.
FOTOS: PINCHA AQUÍ.

Tambien están disponibles las clasificaciones de la prueba, si quieres consultarlas, pincha en el siguiente enlace:
CLASIFICACIÓN GENERAL.
CLASIFICACIÓN CATEGORÍAS.

jueves, 26 de julio de 2018

VII Carrera 10 km Villa de Cistierna: Bajo la luna


Historia de noches. Historias de lunas. Con el frontal en mi frente, aún apagado, espero el momento del ¡ya!; el momento de correr la noche. Arrancamos deprisa, o empiezan deprisa, sin querer me llevan por las calles de Cistierna, hasta dejar el asfalto, y entrar a correr el camino de esa vieja vía de tren, ahora abandonada, donde la carrera se enfila en paralelo. Con la mirada al suelo, fija en esos pasos que me preceden, que me esfuerzo en seguir, antes de que la cosa se empiece a complicar y tenga que dejar que se vayan. No tarda mucho, y ceso el esfuerzo de seguir pasos, para esforzarme en subir la rampa que ante mi se muestra, buscando distracciones en el paisaje que aún se deja ver. Superada esta primera rampa, después vienen sucesivos y cómodos “subir y bajar”. La penumbra se va adueñando de todo, aunque me resisto a encender el frontal. “Un poco más”. Y así pasan los kilómetros, hasta que llega el kilómetro 5, el avituallamiento, el de tomar dos sorbos a mi botella de agua, el de mirar la cuesta, el de ver la luna, por primera vez, en el cielo, entre los pinos, el de dar el botón que ilumine mi camino. Casi todo al mismo tiempo. La penumbra se va adueñando del entorno. Ahora empiezo a correr entre sombras, unas sombras a las que mis ojos se va acostumbrando, y que inconscientemente exige más precaución a mis pasos; a mantener distraídamente diálogos con esa luna. Con cuidado corro los últimos metros de bosque, tomo ese último giro, en el que la senda desciende bruscamente ante la voz de alerta del voluntario, y que no impide el resbalón, culo al suelo, y entro de en las calles, “en esa civilización que un día sacó nuestras risas”. El ritmo se hace más rápido, en busca de recuperar lo que ya es irrecuperable. Corro y vuelvo a salir, dejo atrás el centro, para adentrarme por calles solitarias, poco iluminadas; giros y más giros, despistado y sin saber por donde ando; el paso bajo un puente, primero bajando y después subiendo, “esto me suena”; una larga calle, “la meta esta cerca”; giro a la izquierda y por fin el arco de meta, cruzó su línea. Apago mi frontal. Sigue la noche bajo la luz de la luna.


jueves, 19 de julio de 2018

VII Carrera Popular Sena de Luna: Mi historia


Una historia de una carrera y de dos acuarius. Una historia de sonrisas rodeado de los míos, de los del Nunca correrás solo.
Hoy no tenemos la previa del café, pero el tiempo se nos va igual de deprisa, en la recogida del dorsal, en los saludos, en ir y volver del “aparcadero”. En reconocer ese pequeño tramo de la salida, que ya nos enseña el barro. El cielo se va cargando, incluso algún atrevido trueno se deja oír, pero la lluvia no acabó de llegar. La cuenta atrás nos avisa para que vayamos pensando en correr un poco en vez de estar pendiente del cielo. Con cuidado, poniéndonos casi en fila, arrancamos por el camino de hierba, irregular, para pronto empezar a zigzaguear esquivando los charcos y el barro. Con la carrera ya lanzada y enfilada, cruzo el puente, sobre el río Luna, giro a la izquierda, y a bajar la escalera, uno, dos, tres, cuatro, pierdo la cuenta de los escalones, y a por la estrecha senda que en subida nos va acercando al bonito bosque. Barro, piedras y agua hace que la vista esté más pendiente del suelo que del bello entorno. Mis pasos se toman un ligero respiro antes de afrontar las dos duras rampas de Rabanal de Luna, y nos vuelven a llevar a las piedras y al agua, a fijar la pisada. Las zancadas retornan a la senda, y a los escalones, donde esta vez tampoco los cuento, y al puente sobre el río Luna.
A volver a zigzaguear entre el barro; donde se acaba lo repetido, donde ya se oye la megafonía de la meta, pero que para alcanzarla antes tengo que coger esa senda que, entre la pequeña colina y el agua, este año sí, del pantano, me lleva a su recta, a traspasar esa línea donde ya me esperan la mayoría de los míos.

Y después, ya vinieron todas esas cosas que nos hacen ir a correr; esos momentos que tanto nos unen.

domingo, 15 de julio de 2018

VII Carrera Popular Ayuntamiento Sena de Luna: Las fotos


Hoy, la VIII Copa Diputación CarrerasPopulares de León, nos llevó hasta la localidad de Sena de Luna, donde fuimos recibidos por una agradable tarde para correr y disfrutar con los amigos.

Ahora, y antes de terminar el día, os dejo con el enlace de las fotos.

FOTOS: PINCHAAQUÍ.
Disponibles también las clasificaciones de la prueba. Pincha AQUÍ.

jueves, 12 de julio de 2018

La Reina Trail: Besande


Pequeño, acogedor. Apuro los últimos momentos en escuchar los consejos de la organización; en charlas de esto y de lo otro. Se acerca lo inevitable, ese ¡ya! que nos echa a la montaña, altiva ahora en la lejanía. Con los aplausos, de la gente acogedora de ese pueblo pequeño, nos vamos. El inicio, el camino en ligera subida, es agradable al trote cochinero. Buena toma de contacto para ir cogiendo el pulso a la carrera, y para ir descubriendo la belleza poco a poco, y para ir empezando a disfrutar. Con mi tranquilidad, con la que me lleva a dar zancadas y pasos, compartiendo conversaciones. “Hoy mi misión es entrar en meta detrás de ti” me dice una de mis dos acompañantes. “Ya” contesto, mientras esbozo una ligera sonrisa. Ambos sabemos que eso no va a ser así. Andando, trotando. Subiendo, llaneando. A mi cómodo ritmo llego al primer avituallamiento; paro lo justo y me despido con un “hasta dentro un rato”, que para mí será un rato largo. Con paso corto, mirando a lo alto, empiezo a subir por la estrecha senda de la empinada ladera. Entre pequeños pinos, que un día han una bonita subida, aunque no lograrán que sea menos dura. Los bastones se clavan en la tierra, mientras las gotas de sudor resbalan por mi cara, dejando algunas un sabor salado en mi boca. Ya solo, regulando el esfuerzo, y viendo las bellas vistas. Gigantescas montañas, enormes valles. El Espiguete y más al fondo el Curavacas. Toda mi soledad se llena de belleza, mientras sigo atento a las señales, camino a la abertura de la roca. Trepo, ayudado por la cuerda, agarrándome a esa cuerda colocada por amistad; sigo subiendo, hinco las rodillas, clavo las manos en el suelo, y por fin el cresteo. Un pequeño descanso refrescado por una brisa suave. Llega la bajada y hace que fije la atención en cada paso, hasta que el bonito camino, que trascurre entre robles, pasa a ser el protagonista. El segundo avituallamiento, me da otro respiro. Desde aquí, Pedro rompe mi soledad. Pasos amigos para compartir la interminable subida, con ese último tramo en zigzag que parece no tener fin, y donde nos dan alcance Blas e Isabel. Y otra vez arriba, en la puerta al otro valle, para dejarnos caer, por esa repetida pendiente, entre los pequeños pinos. Ahora cuesta abajo. Con precaución, con temor y sin vergüenza, alcanzo el último avituallamiento, el mismo en el que me había despedido con un “hasta dentro un rato”. Y aquí estoy. Y ahí están los mismos voluntarios, y con la misma sonrisa. Espero a mi compañero Blas, para junto a él, ir descendiendo hasta alcanzar Besande, el pequeño pueblo de gente acogedora, y cruzar su meta.


Termino ya está mi historia, agradeciendo a José Manuel, su gran trabajo para regalarnos esta bonita carrera, y al pueblo de Besande, por su gran acogida. ¡Enhorabuena amigo!