sábado, 9 de febrero de 2019

RE-VERSOS: NICOLÁS GUILLÉN

LA VIDA EMPIEZA A CORRER...

La vida empieza a correr
de un manantial, como un río;
a veces, el cauce sube,
a veces, el cauce sube,
y otras se queda vacío.

Del manantial que brotó
para darte vida a ti,
ay, ni una gota quedó
para mí:
la tierra se lo bebió.

Aunque tú digas que no,
el mundo sabe que sí,
que ni una gota quedó
del manantial que brotó
para darte vida a ti.

de Nicolás Guillén

lunes, 4 de febrero de 2019

UNA ILUSIÓN PARA LLEGAR AL 33


Volver a empezar. Correr no lo es todo, pero correr un maratón me hace seguir vivo. Hoy, o mañana, empiezo con mi plan. Sea un día u otro, el día es lo de menos, porque lo cierto es que esta es la primera de las doce semanas que me van a llevar a correr por las calles de Madrid.
A pesar de tener un plan bien definido, dudo de si incluir alguna modificación; cambios que pueden sentar bien a mi cuerpo. La verdad no es algo que me preocupe mucho, haga lo que haga, no creo tenga mucha repercusión en el resultado final. Ahora es el momento de las dudas. De pensar en los contratiempos y en los posibles momentos difíciles que puedan llegar. De ir viendo cómo esquivar esas situaciones difíciles, de ver cómo superarlas. De visualizar y anteponerme a los problemas. De empezar a marcar el camino.
No es difícil el camino, para llegar al final sólo se necesita constancia y confianza, y nunca perder el norte. La locura solo me llevará al fracaso; “corro lo que corren mis piernas, no lo que corre mi cabeza”. Aunque no puedo negar que la cabeza ayuda; pero en ocasiones es mi peor enemigo. Ser realista me va a ayudar, lo ha hecho siempre.
Empiezo con una gran ilusión que me va a llevar a disfrutar del 33. ¡Que empiece la fiesta!.

miércoles, 30 de enero de 2019

¡Vive y disfruta!

31/01/2019. Treinta y un días entramos en este Año Nuevo; entrada cargada de muchos buenos deseos. Atrás quedan esas fiestas que hacen de puente entre lo "viejo" y lo "nuevo". Atrás dejamos toda esa confusión eufórica, ese quizás sinsentido en que pensemos, o queremos pensar, que nuestras vidas van a cambiar en un pis pas, en un descolgar un calendario para poner otro.
Cruzamos ese minúsculo puente llenos de buenos deseos, como si todo lo dejado no tuviese importancia, y queriendo poner el contador a cero. Y eso es un imposible.
Hoy quizás ya hayas hecho trizas aquella lista de los buenos propósitos, echa bajo el paraguas de las fiestas de navideñas. Quizás, solo quizás, hayas abandonado las clases de inglés, te hayas desapuntado del gimnasio renunciando a tener un cuerpazo, hayas colgado esas flamantes zapatillas con las que pensabas correr rápido rápido, hayas apartado tu vista de la báscula y dejado a un lado toda dieta sana, y ya de dejar el tabaco ni hablamos. ¡Quizás, solo quizás!.
En pocos días te diste cuenta que el mundo sigue girando igual, lo mismo que los años anteriores, y que no vas a llevar a cabo ninguno de todos esos buenos propósitos, que ya si eso el próximo año.
Quedan trescientos treinta y cuatro días para que este año sea viejo, y sea parte de los recuerdos, así que vamos a tomarlo con calma. ¡Vive y disfruta!. Yo de momento seguiré sin ir a clases de inglés, seguiré yendo al gimnasio, seguiré corriendo, seguiré sin fumar, y seguiré con mi vieja báscula. Pero sobre todo seguiré disfrutando con mis amigos. 

sábado, 19 de enero de 2019

RE-VERSOS: JOSÉ ÁNGEL BUESA


CANCIÓN CONTIGO

Aquí estás en la sombra,
con tu mano en la mía,
respirando en un tiempo
sin antes ni después.

Ya ves que,
aunque te fuiste,
no te vas todavía,
y estas aquí, conmigo
no importa donde estés.

Desnuda en esta sombra
te palpará mi mano,
lenta mano de ciego
que acaricia una flor,
y sabré de repente
donde empieza el verano,
yo, que solo he sabido
donde acaba el amor.

Aquí estas en la sombra,
conmigo todavía,
compartiendo este lecho
calidamente aquí,
Detenida en la noche,
y donde nunca es de día,
detenida en la noche
y amaneciendo en mí.

Y ahora soy como el surco
donde madura el trigo,
como la flor que nace
donde pisan tus pies,
porque, aunque nunca vuelvas,
siempre estarás conmigo,
conmigo en esta sombra
sin antes ni después.

De José Ángel Buesa

lunes, 24 de diciembre de 2018

¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!


A los amigos que tuvieron un momento para compartir. A los que han tenido cinco minutos para un café, un minuto para una llamada, o un segundo para un wasap. A los que me dejaron palabras de aliento, miradas cómplices o sonrisas de amistad. A los que dieron sin pedir. A todos mis amigos. Feliz Navidad.

jueves, 6 de diciembre de 2018

CONSTITUCIÓN DE 1978: 40 AÑOS

Artículo 56
1.- El Rey es el Jefe del Estado. Símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento de las instituciones, asume la más alta representación del Estado Español en las relaciones internacionales, especialmente con las naciones de su comunidad histórica, y ejerce las funciones que le atribuyen expresamente la Constitución y las Leyes.
2.- Su título es el de Rey de España y podrá utilizar los demás que correspondan a La Corona.
3.- La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad. Sus actos estarán siempre refrendados en la forma establecida en el artículo 64, careciendo de validez sin dicho refrendo, salvo lo dispuesto en el artículo 65, 2.

viernes, 23 de noviembre de 2018

CAMINO AL 32: A UN PASO


“El amor es la única fuerza invencible en el mundo” de Fiódor Dostoyevski.
Hoy he terminado con el último entrenamiento de un camino, que empezó ilusionante, que se fue llenando de esperanza, y que ya está a un paso del final. ¡Ya tenía ganas!.
He ido cumpliendo con todas mis rutinas, o quizás con todas mis manías, esas a las que volví hace tres meses. Parte de esas manías, o quizás rutinas, son las de la última semana, la semana más agradable. Ayer visité a Omar, de Clínica Axis, quién con sus manos dejó a punto la maquinaría. Hoy el último rodaje, el último café, el último pincho de tortilla y la última charla con Pedro, a quién agradezco enormemente que me haya acompañado en la mayoría de entrenamientos. Lo físico es importante, pero el aspecto moral, lo es mucho más. Así que también dedico tiempo a recargarme mentalmente, por los momentos malos que puedan llegar, que no va a ser el caso; y por eso me voy a llevar, para que me acompañen en los buenos momentos, y por si acaso en los malos, el amor y cariño de los míos.
Estos días he soñado la carrera, pero al despertar, no recuerdo el sueño. Así que despierto, la he pensado, y tengo que decir que en mi cabeza ya la he corrido, y más de una vez; sin tiempos y sin ritmos, solo correr. No me voy a volver loco.
Ahora mi estado es relajado y tranquilo. La suerte está echada, aunque de momento habrá que esperar, solo un poco, para ver el final de la historia.