domingo, 7 de abril de 2019

VIII Carrera Popular Sahagún Mudéjar: Fotos

Hoy, junto a mis compañeros del Nunca correrás solo, tenía una cita con la IX Copa Diputación Carreras Populares de León, que en esta ocasión nos llevaba a la localidad de Sahagún.
Me gusta la carrera de Sahagún, donde se esfuerzan por agradar al corredor popular, y porque este se vaya con ganas de volver, que es lo que a mí me sucede. Así que como siempre me vuelvo satisfecho, habiendo disfrutado de la carrera y del gran ambiente que la rodea. ¡Enhorabuena a los organizadores!.
Ahora os dejo con las fotos de la carrera, y con las clasificaciones.
FOTOS CARRERA: PINCHA Y BÚSCATE.

CLASIFICACIÓNCATEGORÍAS

sábado, 6 de abril de 2019

RE-VERSOS: MANUEL MARÍA FLORES

VISIÓN

He visto, de la noche
entre la niebla oscura
bajar como del cielo,
radiante de hermosura,
la sombra de una virgen
llegando junto a mí.
Eran sus ojos negros,
blanca su vestidura,
su cabellera de ángel...
tú eras... te conocí.

Y te miré tan bella
que delirante, ciego,
por detener tu paso,
espléndida visión,
ante tus plantas puse
mi corazón de fuego,
y “—Tómale”,— te dije;
y le tomaste... Y, luego,
despierto... ¡Y te has llevado,
mujer, mi corazón!

de Manuel María Flores

miércoles, 3 de abril de 2019

V Carrera Almanza Medieval: Mi historia

Casi sin anestesia, “3, 2, 1…” suena por la megafonía; atrás quedaron esos cinco minutos del aviso anterior, y esos cafés de buen rollo con mis compañeros del Nunca, y todos los preparativos, y “…ya”; arrancamos cruzando por debajo del arco, desde atrás para coger mejor el pulso a la carrera, y los primeros kilómetros de suave subida. Para empezar un poco de asfalto, no me disgusta ni me molesta; cojo un ritmo tranquilo, y cómodo, para empezar a disfrutar del paisaje. Un entorno que mejora cuando nos metemos en ese camino, ascendente, de robles, seco, con falta de agua, pero lleno de belleza; un lujo para subir sin prisas, paso a paso, haciendo la goma con amigos, aunque creo que son ellos porque mi ritmo es constante. Con mi tranquilidad llego al avituallamiento, al final de la subida, pienso que desde aquí todo será cuesta abajo, pero pronto me doy cuenta de mi error, y todavía me queda subir y bajar por ese entorno arbolado, hasta llegar de nuevo al asfalto, a la carretera que va a enfilar de nuevo a Almanza, a salvar el último repecho, y ya el último kilómetro con todo favorable, me dejo ir en busca del pueblo, de su arco y de mi meta.
Otro día, otra carrera de buenos momentos, de buenos recuerdos. De amigos.

domingo, 31 de marzo de 2019

V Carrera Almanza Medieval: Fotos


Hoy, con una hora menos de sueño, por eso del cambio horario, que no de reloj, he estado en Almanza, disfrutando de su carrera, y también de lo que viene siendo habitual, los antes y los después junto a mis compañeros del Nunca correrás solo.
He disfrutado de la carrera y de su nuevo recorrido, que por cierto me ha gustado mucho más que el anterior, lo veo menos monótono. Felicitar a la organización por un trabajo bien hecho, del que siempre se beneficia el corredor popular.
De momento, antes de mi crónica de carrera, siempre que acabe escrita, os dejo con las fotos de la carrera, que para vosotros será mucho más interesante.
FOTOS CARRERA: PINCHA Y BÚSCATE.

sábado, 9 de marzo de 2019

RE-VERSOS: MARIO BENEDETTI

      VAMOS JUNTOS

Con tu puedo y con mi quiero
vamos juntos compañero

    compañero te desvela
    la misma suerte que a mí
    prometiste y prometí
    encender esta candela

con tu puedo y con mi quiero
vamos juntos compañero

    la muerte mata y escucha
    la vida viene después
    la unidad que sirve es
    la que nos une en la lucha

con tu puedo y con mi quiero
vamos juntos compañero

    la historia tañe sonora
    su lección como campana
    para gozar el mañana
    hay que pelear el ahora

con tu puedo y con mi quiero
vamos juntos compañero

    ya no somos inocentes
    ni en la mala ni en la buena
    cada cual en su faena
    porque en esto no hay suplentes

con tu puedo y con mi quiero
vamos juntos compañero

    algunos cantan victoria
    porque el pueblo paga vidas
    pero esas muertes queridas
    van escribiendo la historia

con tu puedo y con mi quiero
vamos juntos compañero.

de Mario Benedetti

miércoles, 6 de marzo de 2019

MAPOMA: UNA ILUSIÓN PARA LLEGAR AL 33

Un mes menos para esa ilusión, y un mes menos para ese 33. Cuatro semanas del viaje han quedado atrás. La consigna, y el guión, en todo este tiempo ha sido la misma, la calma. No tener prisa, porque el entrenamiento de un maratón, o de cualquier cita que necesite un largo periodo para su preparación, requiere mucha paciencia, mucha cabeza, o mucha cabezonería; o al menos la justa para huir del abatimiento, si las cosas no salen, o de la euforia, si todo va demasiado bien. Las conclusiones se deben extraer la última semana.
Hasta ahora las cosas van, poco a poco pero van. Soy consciente de que podrían ir mejor, y que mi forma debería estar un par de puntos por encima, pero tengo que ser realista y afrontar los entrenamientos con lo que tengo. Sin prisas y con paciencia, para poder llegar a tener un resultado que me satisfaga. Cada paso cuenta, y creo estar tomando las decisiones correctas para ganar en confianza.
Así, que terminado el primer ciclo, vamos a por el segundo, y a seguir teniendo fe en mis entrenamientos. ¡Vamos tras esa ilusión!¡Seguimos adelante!.

sábado, 2 de marzo de 2019

XIV MEDIA LA LATINA: UNA MEDIA DE ENCUENTROS


Correr por León, por mi tierra, es bonito, pero por correr por Madrid siempre es especial. Es compartir con los amigos, con esos que siempre están, corran o no. Es compartir esos largos y agradables pre carrera del día antes. Y ese quedar, para ese café, antes de la carrera.
Hoy, bueno el otro día, el pasado domingo, día 24, el día de la carrera, estoy junto a mis amigos Bea y Abe, hablamos, y esperamos la salida, no calentamos, ellos no son de calentar, y a mí, hoy me da igual, solo he venido a disfrutar con mis amigos, con esos que siempre están.
La espera tras la línea de salida, como todas, pero con la mejor compañía. No oímos el momento de la salida, no sabemos si hubo cuenta atrás o si fue el tiro de rigor, solo vemos que la carrera se mueve, que los globos se han puesto en movimiento, y simplemente seguimos a la gente. Nuestros pasos son tranquilos, los de ellos porque lo son siempre y los míos porque no están para más, y porque he venido para disfrutar. Conocemos el recorrido, lo que nos hace salir con prudencia. Aprovechamos estos primeros kilómetros para ir cogiendo el pulso, un poco más de cinco, porque después empieza el sube y baja, el esfuerzo. Unas subidas que me agarran al suelo, y en las que me dejo ir, procurando, siempre que me fuera posible, no perder los pasos, ni la compañía de mis amigos. Irremediablemente me quedo en la cuesta arriba y les alcanzo en la cuesta abajo. También es cierto, que me esperan, o esa es mi impresión. Una, dos, tres, cuatro y quizás cinco subidas para entrar a la casa de campo. Esa casa de campo, y a pesar de mi distancia, tantas veces recorrida, y tantas veces sufridas; llegamos a ese tramo, muy conocido, el que dentro de poco recorreré y en el que llegaré muerto, o casi. Es fácil, pisando este asfalto, cerrar los ojos, y sentir como mente y alma se llenan de maratón. Seguimos con la tranquilidad que da el no tener prisas, llegamos a la cámara de Julio, se le ve bien, aunque el primero en hacerlo es Abe, quizás porque es el que mejor va.

Después de dejarle nuestra sonrisa, vamos en busca del lago. Lo bordeamos, y volvemos a llenarnos de maratón, por aquí, por donde nuestros pasos van golpeando el asfalto, entramos al infierno. Que gusto de compañía, hacía tiempo que no disfrutaba como lo estoy haciendo hoy; me gustaría ayudar un poco en el ritmo, pero bastante hago con no perderme. Seguimos con el sube y baja, con el me quedo y les alcanzo, seguimos haciendo kilómetros. Salir vivos hoy de aquí es sencillo, aunque nos queda la última subida, la de Aisa, que la llaman, no me parece dura, pero a estas alturas y después de las que llevamos pesa, y a mi hoy mucho más. Mis compañeros se han alejado un poco, como en todas las otras, y espero darles alcance en la última bajada, antes de afrontar la larga y tendida subida del parque de Aluche, pero no soy capaz, y no quiero que se aleje mi deseo de entrar con ellos en meta. Me esfuerzo y agarro el ritmo de los que me adelantan, para que me acerquen un poquito, pero veo que no va a ser posible. Bea se aleja de Abe, lo que me hace sonreír. Va fuerte y eso me alegra; alcanzo a mi amigo, o se deja alcanzar, y ya recorremos ese último kilómetro que nos lleva a cruzar una meta juntos, y donde nos espera nuestra amiga con una sonrisa de MMP.
Gracias amigos por la carrera y por el fin de semana.