lunes, 9 de agosto de 2010

VI SUBIDA AL PEÑÓN

Doney de la Requejada nos recibe en fiestas; en sus calles restos de una larga noche, que algún voluntarioso trata de retirar. Recogemos el dorsal y damos un paseo por sus pequeñas y tranquilas calles. Esperamos el momento de la salida a la sombra de altos chopos, el calor ya se empieza a notar; a las 10:20 horas (más o menos) en salida neutralizada recorremos las calles de Doney, para a las diez y media iniciar la prueba al grito de “preparados, listos, ya”.
Yo, desde un principio me coloco al final del grupo, mientras por delante se desatan las hostilidades; mi objetivo en esta ascensión desconocida es no sufrir en exceso y mantener un ritmo constante; los primeros tres kilómetros son cómodos, con suaves toboganes que ayudan a ir cogiendo el pulso a la carrera; a continuación unos dos kilómetros donde el perfil empieza suavemente a inclinarse, lo que ayuda para que las piernas vayan acostumbrarse a lo que les espera; llegado al cinco la cosa empieza a ponerse seria, el perfil se endurece, alzo la vista a lo alto, intentando buscar el recorrido que me acerque a la cima; intento no pensar, el calor ya aprieta, me evado en la verde ladera que voy dejando atrás, toda ella de brezo; los kilómetros, zancada a zancada, van cayendo de mi lado; la carretera no da descanso, sube y sube, sin dar tan siquiera un respiro; kilómetro nueve, aspiro fuerte, por delante los dos kilómetros más duros; vista al cielo, vista a la tierra, nubes, asfalto y brezo; sigo sin darme cuenta (o quizás no quise), de reojo veo el cartel que anuncia el kilómetro once; unos metros más, curva a la derecha y dos kilómetros de subida tendida, lo que hace el ritmo más cómodo y un poco más vivo; curva a la izquierda (la última), duro repecho (el último); corono la cima y ante mí los últimos metros de agradable bajada, antes de cruzar la meta; atrás quedan 13600 metros, un tiempo de 1h38´57´´ y la promesa del próximo año hacerlo mejor.
Las sensaciones durante la prueba no fueron malas, pero se me hizo un poquito larga, parecía como si la meta no iba a llegar nunca.
En esta ocasión tengo que felicitar a la organización, se nota el trabajo y el esfuerzo por agradar; buena acogida, muy buena distribución de los tres avituallamientos, buena bolsa del corredor, y después de la carrera comida para todos los que quisieron quedarse; sin duda invita a volver en próximas ediciones.

13 comentarios:

Trapatroles dijo...

Hola Saturnino
Precioso el paisaje de la subida pero debe ser muy duro.

SONIA dijo...

Creo que nos sorprendió gratamente a los dos esta carrera. Del gran trabajo de la organización fui testigo, y eso luego se nota.

Un besín!

manuel binoy dijo...

Ha tenido que ser duro, pero a través de tus palabras se nota que has disfrutado; me gustan este tipo de carreras; ante las dificultades uno tiende a crecerse; ánimo y a seguir, nos leemos.

Miguel Mij-Mij dijo...

Bonita carrera, por lo que se ve bastante dura, buen preludio para el Angliru.

Olga y Alfonso "Halfon" dijo...

Desde luego la descripción es perfecta, se nota la dureza y belleza de la prueba.
Estas carreras son especiales y dejan huella.
Un fuerte abrazo,

Rafa dijo...

Bueno pues no deduzco de tus palabras mucho sufrimiento en la subida y con sensación de control en todo momento, cosa que da seguridad en uno mismo.
Buen test, toma nota y el año que viene seguro que lo mejoras con toda la referencia que ya llevas de esta edición.
Un abrazo

Tecolinha dijo...

Interesante rincón para ir a correr, y si es entre amigos y con buena organización, mejor.
Me alegro de que os fuera bien aunque os echamos de menos en Losada. Lástima que coincidan.
Un abrazo.

Paco dijo...

Vaya con los "bolos" veraniegos que se pega la gente, aqui no descansa nadie!jajaj
saludos

EFESOR dijo...

Siempre que haya ganas de volver el año que viene, quiere decir que la experiencia ha valido la pena. Aquí en Helsinki tenenmos suficientes cuestas para entrenar una subida, así que ya sabes ;-)

Celina dijo...

Enhorabuena! parece más que dura! preciosa foto. Al leer el nombre de la crónica pensé que era el Peñón de Gibraltar, como yo soy de La Línea, jeje. Un besote

Mauri dijo...

Ya me hubiera gustado a mir ir(que yo soy zamorano de nacencia), pero el horario matutino me lo impidió y lo mismo me va a pasar con el Angliru si alguien no lo remedia.
Tengo mono da alguna carrera, y a Morla tampoco voy porque estoy fuera.

Saludos cordiales

Tania dijo...

La foto lo dice todo Satur! Enhorabuena!! Cuando queremos volver a una carrera es porque nos hizo sufrir y queremos más!
bss
Tania

Saturnino dijo...

Trapatroles: Un poquillo dura, y más a la altura de temporada en que me encuentro; pero por el entorno merece la pena.

SONIA: No esta mal.

manuel binoy: Disfrute de la carrera; a mí también me motivan este tipo de pruebas.

Miguel Mij-Mij: Sin duda buen entreno para el Angliru, no te quepa duda.

Olga y Alfonso "Halfon": Gracias.

Rafa: Mucho sufrimiento no, porque ante lo desconocido procure controlar el ritmo y no formar. Para otra ocasión habrá que exigir un poquito más.

Tecolinha: No está mal el sitio; también sentí mucho no ir a Losada, porque el trato del año pasado fue exquisito, y por lo leído este año también; incluso pensé en hacer doblete, pero la exigencia de las dos carreras me echó para atrás.

Paco: Descansar para qué, después nos atrofiamos, jeje.

EFESOR: No estaría mal correr por aquellas tierras.

Celina: Gracias; no, este Peñón me caía más cerca, jeje.

Mauri: No lo dudo; espero que quites el mono en Torre.

Tania: Sufrir y pasar un buen rato.

Un beso para ellas y un abrazo para ellos.