martes, 22 de febrero de 2011

¿MERECE LA PENA?

Ha pasado mucho tiempo desde aquel 28 de abril del año 2002; de aquel mi primer Mapoma; de aquella mi primera carrera.
Nunca se me olvidara todo lo que me costó llegar a ese día; todo el esfuerzo; todo el sacrificio.
Pero sobre todo, nunca se me olvidara el día 28, los nervios de la espera, la salida, la carrera, la llegada, el reencuentro con mi Ángel, de esa cara de felicidad que ella dice nunca olvidara, la fatiga, el no poder subir un bordillo, el no volver a poder vivir sin el maratón.
Y ¿ha merecido la pena?, ¿han merecido la pena los recuerdos, los momentos de alegría, de sufrimiento, de superación personal?.
Muchas son las preguntas que me ha rondado durante la semana; ¿dudas?, no; solo preguntas; preguntas que he procurado ir respondiendo durante las salidas en solitario:
El martes, 1h12´, de rodaje suave, de llanos y cuestas.
El miércoles, rodaje más exigente, procurando ir por debajo de cinco minutos kilómetros, mi ritmo de media maratón.
El viernes, tirada de 18 kilómetros, a ritmo de maratón.
Y ¿ha merecido la pena?; y ¿merece la pena?; Si, creo que si, a mi me ha merecido la pena, pero...
El domingo me espera la tirada más larga en compañía de mi hija; un nuevo test que nos acerca a la realidad y nos aleja de los sueños; se acabo el planteamiento por tiempos, volvamos al rodaje por kilómetros, no por capricho, me parece lo más adecuado para sus pretensiones; veintidós kilómetros de suave rodar; veintidós kilómetros de persecución de su reto, de nuestras ilusiones.
Y ¿merece la pena?; y ¿merecerá la pena su esfuerzo, su sacrificio?; y ¿no la estaré empujando hacía ese reto?; y, un sin fin de preguntas que me siguen asaltando, y que quizás solo el tiempo tenga las respuestas.

19 comentarios:

Maier dijo...

Saturnino pues claro que merece la pena,en la vida existen los momentos difíciles y solo se superan con sacrificio y esfuerzo.. correr un maratón sirve para afrontar esos momentos difíciles que la vida nos depara.

pipo dijo...

Yo todavia no lo he corrido y sueño con hacerlo, cumplir un sueño siempre vale la pena.
saludos

fernando dijo...

Claro que merece la pena, todo lo que se hace de corazón merece la pena amigo.
Un Saludo, de corazón.

Jan dijo...

cuida a sonia, siempre atendiendo a su salud, y si al final ve que está preparada, a por Mapoma. Y si no, pues a esperar y ya habrá muchas otras...

Que esos 22kms sean positivos y os den una gran alegría...

Raúl dijo...

Espero poderlo cumplir yo este año como tú lo hiciste en el 2002. Un saludo

Espíritu González dijo...

son tus palabras, La perseverancia todo lo alcanza. Merece la pena. Un saludo.

Jaal, Corredor Incierto dijo...

Si en último término el correr un maratón es sentimiento, correrlo con una hija tiene que ser algo fuera de lo común. ¿Merece la pena? Creo que no hay muchas cosas que merezcan tanto la pena. Otra cosa es que tenga que ser un día y un maratón en concreto.

Te sigo leyendo Saturnino.

Miguel Mij-Mij dijo...

En Abril, después de Mapoma titulé una entrada igual que la tuya de hoy, y tú me hiciste un comentario que he tenido muy presente desde entonces: Merece la pena salir a correr y disfrutar haciéndolo, el logro de correr una Maratón merece un poco de sufrimiento, arriesgar la salud es otra cosa.

Rafa dijo...

No lo dudes Satur, es el buen camino, todos tenemos hijos, y estas dudas que ahora tienes te las recordaran algún día en forma de agradecimiento.
El correr no es solo correr (eso ya lo sabes), es todo lo que implica, una forma de vida, una aptitud ante ella en muchas cosas, un mundo de sensaciones buenas y a veces no tan buenas (muchas veces corriendo en solitario), que son solo tuyas.
Respecto a tus dudas, tranquilo no eres el único, todos alguna vez nos las hemos planteado.
Un abrazo

tri roberto gilarte dijo...

Tú haras que merezca la pena. Quiero pensar que tu hija no se ve obligada a correr, se ve motivada. Tu has creado la ilusion en ella durante todos esos años en los que te a visto sufrir para superarte y en los que como dices, siempre había una sonrisa al final. Ojalá mis niños algún dia quieran correr a mi lado, entonces entenderé tus miedos.Un saludo y sigue adelante, ella lo hará contigo.

hernando dijo...

Hola Satur!!! No sabes la envidia que me da que acompañes y te acompañe tu hija en la ilusión de correr, siempre te lo he dicho. Todos sabemos de lo duro que es a veces entrenar, sacrificarte por nada, enfrentarte a un reto y otro "por amor al arte", pero yo que soy de vocación tardia en este mundo, sólo puedo decir que el running me ha dado la vida y su mundo me ha dado grandes amigos. HA MERECIDO LA PENA!!! Un abrazo!

Korrecaminos dijo...

¿sabes por que merece la pena? Porque es un reto que te impones tú y que preparas y superas tú con todo el esfuerzo y sacrificio tuyo y de los tuyos, nadie te pide nada, sólo eres tú y tu sueño y eso amigo, como bien sabes, no vale ni todo el dinero del mundo.

Un fuerte abrazo.

SONIA dijo...

La imagen más repetida a lo largo de todos estos meses es todo un kilómetro en el Retiro, una línea al fondo, y nosotros dos enfilando los últimos metros de un sueño. Y se hará realidad. Eso, seguro, merecerá la pena.

Un besín!

Carlos dijo...

Pues ella misma te ha contestado Saturnino. No es ni más ni menos que nuestra autoestima la que está en juego. No pasa nada por no acabar un maratón o no bajar nunca de las tres horas, pero hacerlo supone un importante impulso para ella, y eso nos gusta a todos. Y en mi opinión no es malo, siempre que sepamos "dosificarnos" y no sacrificar al maratón más de lo aconsejable.

Un abrazo y que ese último kilómetro del que habla Sonia sea realidad más pronto que tarde. ;-)

Tania dijo...

En esta vida todo depende del cristal con que se miren las cosas. Para algunos no merece la pena pero para muchos otros sí vale la pena.
A por ese gran día :-)
bss
Tania

Olga y Alfonso "Halfon" dijo...

Creo que los dos habéis contestado en esta entrada.
Estaremos con vosotros el 17 de Abril en Recoletos y por supuesto en El Retiro.

More dijo...

Seguro que merece la pena, Saturnino, es nuestra forma de vivir, somos sufridores del asfalto,tierra.... pero ese sufrimiento se ve recompensado con creces con grandes momentos y alegrias al cumplir nuestros sueños y retos

Un abrazo.

Miguel dijo...

Claro que merece la pena, Satur. Y tu bien lo sabes. Cada metro, cada zancada, cada aliento merece la pena. Y luego maratón nos devuelve mucho más de lo que nos pide a cambio.

Pero siempre sin prisa, con pausa. Teniendo bien claro que lo importante es el camino, que esto es un estilo de vida y no una meta, y que lo primero de todo es la salud.

Un saludo!

Carles Aguilar dijo...

No tengas ninguna duda en absoluto.. Por supuesto que merece la pena.. Además es un objetivo compartido y deseado. Por lo tanto no dudes ni un sólo segundo de que realmente eres un privilegiado al poder compartir ese sueño en la compañía de tu hija... Los sueños están para alcanzarlos, en esta ocasión a base de kilómetros...