lunes, 4 de julio de 2011

CON OTRO DECORADO


Aún queda tiempo para maniobrar. Tiempo para aplazamientos o cambios de plan. Siempre habría tiempo; pero éste, el tiempo, no se debe menospreciar o infravalorar, porque es algo que irremediablemente pasa. Y por eso, y por otros motivos, voy a intentar no cambiar de planes.
Con todo esto, la semana deportiva se ha saldado con tres salidas. Cortas, entre ocho y diez kilómetros; tranquilas, abandonando el correr por correr y buscando un poquito de ritmo, otra cosa es encontrarlo; y placenteras, mucho, volviendo a sentir el trote acompasado de corazón y piernas.
En el transcurso de la semana también se ha producido un cambio de decorado; decorado que me acompañará durante dos semanas. ¿El escenario?, ese no ha cambiado, sigue siendo el mismo: Tierra para correr.
Las salidas del martes y jueves tuvieron como decorado los pinos y la candamia, y el discurrir del ahora tranquilo río Torio. El calor secor de mi tierra. Mi sol y mi sombra, mi aire.
Ayer domingo, cambié el paisaje leonés por el azul del mar. El calor secor por el calor húmedo. Mi sol y mi sombra, mi aire, por su sol y su sombra y su aire. Y ¿el escenario?, pero ¿todavía andamos así?, ese no ha cambiado, sigue siendo el mismo: Tierra para correr.
Y con éste nuevo decorado hoy he empezado el plan "Berlín". Pero esa es otra historia que os contaré otro día.

3 comentarios:

Olga y Alfonso "Halfon" dijo...

Efectivamente el escenario es el mismo, pero un cambio de decorado viene bien hacerlo a veces.
Un fuerte abrazo

Espíritu González dijo...

el plan Berlin.., ya estamos impacientes por saber más de ese plan.. Disfruta de la tierra en el mar. Saludos

Jaal, Corredor Incierto dijo...

Cuidado con el salitre del agua de mar que los que somos de interior nos afecta bastante.

Un saludo.