jueves, 23 de agosto de 2012

A Zaragoza: Una de arena


Sexta semana: Del 13 de agosto al 19 de agosto.

“Las dificultades están hechas para estimular y no para quitar el ánimo. El espíritu humano debe fortificarse en la lucha”, de William E. Channing.

Llegó el día malo y me alegro. No era normal que en una preparación que exige esfuerzo todo vaya de color de rosa, y eso era lo que estaba ocurriendo. Pasaban los entrenamientos, los días, y las semanas sin que hubiese el más mínimo contratiempo. Día a día asimilaba la fatiga sin más; y aunque son sensaciones agradables también hay que tener en cuenta esas salidas espesas en las que nada parece ir, y que el día de carrera será importante porque ayudan a fortalecer el aspecto anímico. Y por eso me alegré el domingo, cuando de pronto todo cambio; de un rodaje cómodo y bueno en sensaciones pasé, en un abrir y cerrar de ojos, a sentir las piernas pesadas, a notar que el aire no fluía como antes, a sufrir.
No preocupó, aunque intenté encontrar una explicación; ¿Fatiga? ¿Calor? ¿Alimentación?; de todo un poco o nada de nada, quien sabe.
A pesar de todo eso la semana no fue mala, y el martes día 14, empiezo con un rodaje de recuperación por las cuestas de los pinos. Casi 10 kilómetros de trote tranquilo y sin forzar lo más mínimo.
El miércoles, rodaje de algo más de 11 kilómetros, a ritmo exigente y siempre por debajo de  mi ritmo de maratón, y en el que las sensaciones fueron buenas.
El viernes, día 17, sigo trabajando el ritmo objetivo. Buenos 10 kilómetros.
El sábado, tocaba carrera explosiva. En Santa María del Páramo se disputaba su legua nocturna, 5572 metros que no se corren precisamente a ritmo de tirada larga. A pesar que son distancias que no me gustan me encontré bastante bien, y procuré exprimirme al máximo.
Y el domingo, la tirada larga; en esta ocasión, y debido a las malas sensaciones quedó en 16 kilómetros y medio. Un día en el que más que el trabajo físico quedó el trabajo anímico.
Termina la semana con un entrenamiento decepcionante pero que para nada ha afectado mi moral. Zaragoza un poquito más cerca.

3 comentarios:

Celina dijo...

Que no decaiga el ánimo Saturnino! Zaragoza está más cerca y tú estás haciendo las cosas requetebien! un besote y ánimo

Carles Aguilar dijo...

Hay que asimilar los momentos difíciles e intentar extraer de ellos ciertas conclusiones que nos ayuden en nuestra progressión.... Venga, Saturnino...!!!

Olga y Alfonso "Halfon" dijo...

Satur fenomenal que el día malo haya dado la cara.

De todas formas ha sido el domingo por la mañana, tirada larga después de una legua nocturna, casi es normal.

Un fuerte abrazo