lunes, 30 de mayo de 2011

CORAZÓN DE LEÓN

La travesía de los Montes Aquilianos, a pesar de ser de los retos que me atraen, no figuraba entre los objetivos de este año. Había sido descartado hace mucho tiempo.
Pero, hace cosa de mes y medio, una de las personas de las cinco que podían hacerme cambiar de planes, me llamó por teléfono para liarme y el sábado seremos de la partida. De las otras cuatro personas restantes, una se subió al avión y a punto estuvo de ponerse el paracaídas, pero por bien de él y por una vez fue prudente; otra guardo silencio y respeto el mío; otra se había apuntado sin enredar a nadie; y la otra sorprendentemente me acompañara el próximo año en otro bonito objetivo, los 101 peregrinos. No lamento para nada la decisión tomada, no podía decir que no.
Así que sin querer me ví de nuevo metido en harina, y desde entonces entre las carreras de la Copa Diputación, a Dios gracias distancias cortas, y los entrenamientos de subidas y bajadas, algo de lo que no adolece la travesía de los Aquilianos, han ido pasando los días.
Las cinco salidas de la semana pasada, cuatro corriendo y una caminando, siempre por el paraje de los pinos, me dejan buenas sensaciones. He ahuyentado la sensación de pesadez de mis piernas y recuperado las ganas de aventura. Y a estas alturas mi única preocupación es la climatología que encontraremos. Todos sabemos, o deberíamos, lo cambiante que es el tiempo a dos mil metros de altura, y lo duro que se puede hacer si las condiciones son adversas.
Pero bueno, si la cosa se pone mal tendremos que aplicar la receta: Piernas, cabeza y corazón de León. Nunca falla.

12 comentarios:

Abuelo Runner dijo...

Que bonito es tener futuros retos por delante, para entrenar con ilusión, eso nos mantiene jóvenes y en forma.

Olga y Alfonso "Halfon" dijo...

Una bonita aventura y el corazón de León no falla nunca.

Ángel dijo...

Digamos que aunque comentes que la tenías descartada, lo cierto es que en el fondo te apetecía muuuuchoooo, y sólo hizo falta liarte un poquito porque enseguida te dejaste querer...

Lo cierto es que el reto está ya aquí, y cuento ya las horas y minutos que nos quedan para llegar a tierras leonesas.

Hablamos amigo.

fernando dijo...

Seguro que vais a divertiros mucho, yo le tengo muchas ganas, pero va a tener que esperar al próximo año.
Suerte.

Raúl dijo...

Te han convencido rápido ¿eh?, a por los 66 km (otra vez). Muchos ánimos Satur

Raúl dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pancho Q J dijo...

Muchísima suerte en esta nueva aventura!!!

Feet dijo...

Ya no queda nada, suerte Saturnino, que el tiempo nos acompañe y podamos disfrutar plenamente de esos bellos parajes.

Un saludo

Miguel Mij-Mij dijo...

Y que haríamos sin amigos que nos liaran en estos saraos. No queda más que echarle ganas y adelante.

Carles Aguilar dijo...

Sin duda un reto en mayúsculas... Llévate ropa de abrigo, por si acaso... (El paracaidas no creo que haga falta... Je, je) Valor y adelante....!!!

SONIA dijo...

Jeje, ni que costara convencerte, si tú te apuntas a un bombardeo si hace falta. A ver qué tal!

Besín!

Carlos dijo...

Como te dicen Angel y Sonia, me da a mí que tampoco hizo falta mucho empujón, jejeje... Suerte con esa travesía. ;-)