sábado, 25 de junio de 2011

DEFINDE: VIDAS

Cuántas veces hemos oído "Nunca es tarde". Eso es lo que debió pensar la protagonista de ésta entrada: Olga Kotelko, quien con 77 años empezó a practicar deporte.
Aunque los motivos que la llevaron a ello quedan en segundo plano, al menos para mí. Comenzar a esa edad a hacer deporte demuestra tener mucha fuerza de voluntad y muchas ganas de vivir, o quizás solo buscase encontrarse mejor consigo misma.
Quince años han transcurrido desde aquellos tardios comienzos y en todo éste tiempo ha cosechado, nada más y nada menos que, veinticinco records del mundo. Triunfos conseguidos en disciplinas tan dispares como salto de longitud, salto de altura, 100 lisos o lanzamiento de peso.
Olga Kotelko tiene en la actualidad 92 años, y seguro quiere seguir aumentando su palmarés.
Nunca es tarde para vivir.

3 comentarios:

Abe dijo...

Estoy completamente de acuerdo, nunca es tarde para vivir y por ende para ningún otro "reto". Un abrazo ya pensando en alemán ;-)

Espíritu González dijo...

y yo que me veía viejo.., supongo este es un caso atípico pero como dices queda claramente demostrado que nunca es tarde para empezar con el deporte, si con uno no se puede, siempre habrá otro que se adapte, saludos

Olga y Alfonso "Halfon" dijo...

Gracias por hacerme ver que soy muy joven y tengo mucho camino por delante.