martes, 31 de enero de 2012

BUSCANDO RITMO

Si la semana pasada buscaba fuerza, esta he buscado ritmo, mi ritmo crucero. Ese ritmo crucero, ese ritmo machacón que no se cansa de hacer kilómetros, y en el que correr resulta hasta agradable; a estas alturas sé que será lo que más me va a ayudar, tanto física como mentalmente, a recuperar las sensaciones perdidas.
Había decidido correr éste domingo el Cross de Ciñera, pero a medida que avanzaba la semana iba descartando esa idea. El paso de los días, de los entrenamientos, no me dejaba la motivación suficiente que me llevase a colgarme un dorsal. Y al final con prudencia y por prudencia tome la mejor decisión: No correr hasta los 10 kilómetros de La Virgen del Camino que tendrá lugar el día 04 de marzo.
Por delante un mes para coger mi ritmo; un ritmo del que aún estoy lejos, pero del que cada vez estoy más cerca.
Y con estas premisas inicié los entrenamientos semanales el martes, después del merecido descanso del lunes, con un corto y suave rodaje de seis kilómetros, más dos series de gradas y unas rectas.
El miércoles, día 25, me tiro a las cuestas de los pinos, a correr uno de los recorridos de la semana pasada, de diez kilómetros, y comprobar que he conseguido recortar más de minuto y medio el crono.
El jueves programo un día de descanso antes de afrontar tres salidas consecutivas y que me dejaran con fatiga física o al menos cerca de ella.
El viernes, sin forzar, solo rodar, me enfrento a seis kilómetros relajados.
El sábado, día 28, el entrenamiento más exigente del grupo de tres salidas. Diez kilómetros y medio, sin cuestas, llanos; forzando el ritmo para ir acercándolo a los 5´30´´ de media, la primera de las barreras sicológicas que tengo que saltar.
El domingo, me imaginaba que llegaría cansado, pero aún así quería hacer una tirada larga. Una hora y veinticinco minutos para recorrer 14150 metros; no sale un buen ritmo pero si sale una buena tirada.
Con esta semana acaban los entrenamientos anárquicos, dando paso a los entrenamientos específicos de Mapoma, en los que como siempre intentaré ceñirme todo lo que pueda.
Y para acabar una de las frases que iluminar este blog: “La perseverancia todo lo alcanza”.

13 comentarios:

SONIA dijo...

Pobre ritmo, se va a enterar cuando lo encuentres:P

Un besín!

Olga y Alfonso "Halfon" dijo...

Perseverancia y sabiduría.

El ritmo saldrá a tu encuentro e iréis juntos por Madrid

Alex dijo...

La calve de la maratón es el ritmo ¿qué te voy a contar yo a tí?

Lolo Chus dijo...

Adelante, Saturnio, ya empiezas con la preparación.

Carles Aguilar dijo...

Creo que has optado por la decisión más conveniente... Sólo hay que competir cuando el cuerpo te lo pide.. Nunca por obligación... Por lo demás ya te dije que para tu preparación del Mapoma (Lo de R&R Marathon me suena fatal) tienes un margen de tiempo más que suficente...

Manuel Tintoré Maluquer dijo...

Bien, Saturnino; materializo lo que siempre he pensado; eres un tipo inteligente y prudente, combinación perfecta para el runner; un abrazo.

Jan dijo...

despacito y con buena letra, iras mejorando ritmos casi sin darte cuenta

JAVI VEGA dijo...

Bien Satur! Sabia decisión el no ir a Ciñera, muy duro y peligroso, tenías mucho que perder y poco que ganar. A seguir adelante!

Abuelo Runner dijo...

En tres días estas como una moto... con las ganas que tienes acumuladas y esos entrenos, no tengo duda alguna sobre ti.

Korrecaminos dijo...

Paciencia y buena letra, eres un gran ejemplo Satur.

Pancho dijo...

Poco a poco cogiendo el ritmo y mejorando sensaciones..seguro q te presentas en Abril al 100% para hacer una gran maratón....Mucho ánimo en las próximas semanas!

Espíritu González dijo...

Sin prisas pero sin pausa... en un mes da tiempo a coger buenos ritmos!! me gusta la frase con la que acabas tu entrada!!!

A de la Mata. dijo...

Veo que vas cogiendo el tono poco a poco. Animo a tope. Un abrazo. Satur.