lunes, 19 de enero de 2015

XXXVII Zurich Marató de Barcelona: 3ª y 4ª semana


Del 05 al 18 de enero
RECUERDOS MAPOMA 2013

La intención de empezar a disfrutar del regreso al maratón se está complicando, no por ganas, sino por causas ajenas a mi voluntad. Una inesperada mal llamada gripe, un virus, o como quieran llamarlo me ha llevado a otro pequeño parón y a otra vuelta al correr. Ahora que esos males van abandonado mi cuerpo intento recuperar el tiempo perdido. No estoy metiendo muchas exigencias en mis rodajes, sé que con continuidad pronto alcanzaré un nivel aceptable, solo correr. Quedan dos semanas para empezar el plan de Madrid y ahí ya empezaremos a pensar en alguna cosa más.
La tercera semana se complicó con el virus, y aunque saque cuatro días estos fueron forzados y obligándome, que dieron para 49,390 km.
 El jueves, día 08, un regreso de 10.880 metros, que no pasaran a la historia.
El viernes, otro rodaje sin pena ni gloria, esta vez de 13.880 metros.
El sábado, día 10, más de lo mismo, correr sin ganas, para completar 10.600 metros.
Y el domingo, poco más de 14 kilómetros, para acabar una semana en lo que mejor era pasar página.
En la cuarta semana procuré volver a la normalidad, aunque tengo el sentimiento de que el cuerpo y el alma han dejado de escuchar al corazón, y pienso que deberían volver a hacerlo, porque últimamente no les iba nada mal.
Cuatro salidas, ya sin atropellos, y en los días habituales que dieron para 59´370 kilómetros.
El martes, día 13, ese día en que ni hay que casarse ni embarcarse, hice una tirada de 13´040 kilómetros.
El miércoles, otra salida tranquila de 14.180 metros, y con la mente solo puesta en hacer kilómetros.
El viernes, 16 de enero, mismos planteamientos y mismas intenciones, para completar 14´270 kilómetros.
Y el domingo, tirada larga en compañía de María Jesús y Cristina, que harán su debut en maratón en Mapoma, y que nos dejo 17´880 kilómetros de nieve, barro y medio charlas.
Me está costando más de lo previsto. Las sensaciones no acaban de llegar; no me preocupa porque queda mucho por delante, pero no me gusta correr así.

2 comentarios:

Halfon Hernandez dijo...

Satur algo en tu relato me suena terríblemente al mio, lo bueno para ti es que Barcelona es otro ladrillo en el muro de Mapoma.

De todas formas los kilómetros van saliendo.

Saturnino dijo...

Aunque muchas veces nos resulte complicado, hay que ir poco a poco sumando kilómetros, sino queremos sufrir en exceso el día de la carrera.
Barcelona es una parada. Madrid el objetivo final.
Un abrazo,