lunes, 2 de enero de 2017

31/12/2016



 Cuando las hojas caen..
 
                 ¡Qué tristes los crepúsculos
De días otoñales!
¡Qué pronto que anochece para el que sueña solo!
Detrás de las vidrieras ¡qué largas son las tardes!
Desiertos de parejas
Los bancos en el parque...
Ya no se ven los claros vestidos de otros días;
Trajes oscuros, y hojas que ruedan de los árboles.

Danzando van las hojas
                 Por plazas y por calles.
Coches y coches pasan; adentro amor y besos;

Aquí el recuerdo, y solo, mientras las hojas caen.

El parque se ennegrece...
Sobre los bancos, nadie.
¡Cómo baja la noche sobre las almas solas!...
¡Qué tristes los recuerdos cuando las hojas caen!

de Ismael Enrique Arciniegas

Treinta y uno de diciembre (hace dos días). Día de recuerdos y añoranzas, y quizás también de, menos mal que ya se acaba. Me asomo al jardín de mis recuerdos en busca de esos momentos, de los que dejaron un pequeño poso en mí, de los que van marcando el devenir de la vida. En ellos siempre, los míos, los amigos, los que te empujan para seguir adelante. También, es inevitable, aparecen los que te empujan para hacerte caer, pero de esos ni me voy a ocupar, ni ve van a preocupar, que les den.
En ese jardín, en el centro, mi árbol mágico. Ese en el que va quedando lo bueno, los buenos recuerdos. Lo miro, frondoso con sus hojas verdes. De un verde esperanza. Son mis recuerdos.
Esa primera hoja, que llama mi atención, tiene grabada la fecha 03/04/2016, la del Schneider Electric Marathon de Paris. Llena de recuerdos vividos con mis amigos viajeros. Una historia de risas y cervezas, y de “jarre d'eau de robinet”.
Junto a esa hoja, otra en la alcanzo a leer, 24/04/2016, el día del siempre para mí Mapoma, el de los sentimientos. En el que sigo cumpliendo maratones y que me sirve de referencia. Especial por si, y especial porque lo disfrute junto a mí a mis amigos de entrenamientos, y de un sinfín de carreras.
Otra de esas hojas, es la de mi regalo, 22/10/2016, EDP Bilbao Night Marathon. Un regalo saboreado a medias, en que pasé del dulce al agrio sin darme cuenta. Pero aún así se merece estar aquí.
Soy amante de las grandes distancias, si no tengo la presión del tiempo, por lo que otro de esos momentos mágicos, fue el 04/06/2016, con la XXI Travesía Integral Montes Aquilianos. Otra cita casi inevitable, que siempre comparto con mis mejores amigos, con los que no hace falta que les llames, vienen ellos.
Muchas son las hojas con tinte solidario, repartidas a lo largo del año. Destacando entre ellas, A Santiago contra el cáncer, y con la pena de poder llegara con ellos hasta Santiago, pero con la alegría de correr mi último relevo junto a mis amigos del Nunca correrás solo.
Y, para terminar, los grandes momentos vividos junto a ellos, con los que forman la familia del Nunca. ¡Vaya Año!. Entrega, solidaridad, compromiso…amistad, todo culminado con el tercer puesto en la Copa Diputación Carreras Populares de León. ¡Grandes!.
Gracias a todos los que hacéis que esto tenga sentido.
Dejemos descansar al 2016.
Vamos a dar guerra al 2017.

3 comentarios:

Carlos Sutil dijo...

Enhorabuena, un año más, un gustazo haber compartido momentos mágicos junto a ti y el resto de la gran familia del Nunca. Dispuesto para dar guerra en este 2017. Un abrazo!

Saturnino dijo...

Gracias. Seguiremos compartiendo carreras y dando guerra durante el 2017.
Un abrazo.

Rafael dijo...

Feliz 2017 Saturnino¡¡¡¡, que este año lo vuelvas a pasar por lo menos tan bien como el pasado. Nos seguiremos viendo por los pueblos de Leon en esas bonitas carreras. Prosperidad, salud y muy buenas cosas te deseo para el 2017 y que la sonrisa este siempre presente.

Este tiempo es tiempo de reflexion, de nostalgia, de ver lo conseguido y lo que queda por conseguir, bonitas fechas con la familia y amigos siempre presentes.

Un abrazo y nos vemos pronto¡¡¡.