domingo, 5 de abril de 2009

SEMANA SANTA LEONESA

Un año más León disfruta de su tradicional Semana Santa; una Semana Santa que tiene sus raíces en el primer tercio del siglo XVI, y que desde entonces no ha hecho más que ir subiendo peldaños, hasta convertirse en el gran acontecimiento que vivimos en nuestros días.
En el año 1999, fue distinguida con la declaración de “Interés Turístico Nacional”, y en el 2003, cuatro años después, fue declarada de “Interés Turístico Internacional”.
Ayer, “Viernes de Dolores”, dio inicio con la primera de sus procesiones, la “Procesión de la Dolorosa”, por delante diez días intensos, en los que un sinfín de procesiones recorrerán nuestras calles, y sin lugar a dudas congregarán a miles de leoneses y de visitantes en ellas, que con solo su presencia alimentarán el alma de los miles de “papones” que con su esfuerzo y entrega hacen posible, año tras año, que nuestra Semana Santa goce de mayor esplendor; sin olvidarnos de la majestuosidad de sus tallas y de la música que acompañan cada procesión.
Por unos días convertimos la calle en un gran escenario donde se representa la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo; en esa representación unos actores actuarán por fe y otros por tradición, pero sobre todo muestran respeto por los motivos del otro.

Hoy, sábado cuatro de abril, organizada por la cofradía “Sacramental y Penitencial Cofradía de Nuestro Padre Jesús Sacramental y María Santísima de la Piedad, Amparo de los Leoneses”, se celebró la “Procesión Jesús de la Esperanza”, y en esta ocasión, este año, no fue una procesión más; desde hace tiempo, mucho tiempo, Ángeles (mi ángel de la guarda) mantenía la ilusión de participar más activamente en la Semana Santa, conseguir un papel protagonista, quería pujar, y hoy ha sido el día, sobre sus hombros la imagen de “La Virgen de la Esperanza”.


"La Virgen de la Esperanza a su paso por San Isidoro"
"La Virgen de la Esperanza a su paso por la Catedral"
Acabamos de llegar a casa, y puedo dar fe de que esta cansada, muy cansada, pero puedo aseguraros que está feliz; muchas veces me recuerda la cara con la que salí de mi primer maratón, entonces no me la pude ver, pero hoy la he visto reflejada en ella.
A partir de aquí estaré apoyándola en esta nueva andadura, pero que no me pida que aprenda el nombre de la cofradía, que me pierdo.

5 comentarios:

Daniela Haydée dijo...

¡Feliz Semana Santa!
Vívela con la intensidad con que vives los maratones en el modo que quieras y sobre todo muy cerquita de las personas que aumentan tu dicha.

Un abrazo.

Juanito dijo...

Sin duda la semana santa hay gente que la vive con gran pasio, aquí en mi pueblo también hay muy buenas procesiones, aunque no al nivel de León, y se disfruta mucho de ellas y dan ambiente al pueblo en estos días de crisis que nos azotan, porque disfrutarlas gracias a DIOS es gratis, un saludo.

SONIA dijo...

Con la misma ilusión con la que nosotros preparamos las carreras, solo que a mi esto me parece más loable! Muchas más horas cargando semejante peso. Solo uno sabe por qué semejante sacrificio. Me quedé con ganas de verla llegar. Para la próxima no admito ningún compromiso ese día!

Saturnino dijo...

Daniela: Más es importante que la intensidad, en esta ocasión era estar al lado de una persona importante en mi vida, mi ángel de la guarda, y de disfrutar de su momento.

Juanito: En cada pueblo se vive de una manera diferente, pero con la misma intensidad, y es bonito ver en estas fechas nuestras calles llenas de procesiones, y poder disfrutar de ellas, porque en todas partes son interesantes.

Sonia: No tiene porque haber sacrificio, en la vida hay muchos y diferentes motivos para hacer las cosas, y cada motivo merece su respeto.

Besos para ellas y abrazo para él.

Carlos dijo...

Una preciosa Semana Santa, típica castellana, intuyo, y similar a la abulense, vallisoletana... Austera y solemne. No es necesario ser creyente para que se te pongan los pelos de punta al ver los pasos en los cascos antiguos de nuestras viejas ciudades.

Mis felicitaciones a tu personal ángel.