martes, 19 de octubre de 2010

La Bañeza, otra historia

Si es que no estamos a lo que estamos

Yo soy más de verbo que de sustantivo”; esto qué tiene que ver con la media de La Bañeza, os estaréis preguntando; pues mucho o nada, o depende, pero tenía que empezar así; por qué, pues por mi cosas, por las nuestras, o simplemente porque sí; explicarlo es complicado, aunque más complicado es saber lo que quieren decir con esa expresión, aunque Ángeles parece que lo tiene claro.
Pero la verdad, sí tiene mucho que ver con La Bañeza, con esa carrera, con la amistad, con los amigos que he hecho corriendo, con la complicidad; con esa complicidad que carrera a carrera, año a año nos va acercando.
Para mí la media de La Bañeza no son solo 21095 metros, no es una media cualquiera, es algo más, en ella se aúnan muchos sentimientos; señalada en mi calendario como cita especial, no por tener en ella mi mejor marca, no por correr como en casa, que bien podría ser, sino porque durante este fin de semana nos reunimos los amigos del Nunca
Correrás Solo, los de León con los de Madrid, o viceversa, amigos para correr, amigos para pasarlo bien, amigos para siempre, y otros amigos como Jan y Raquel.
Y con esos sentimientos llegamos a La Bañeza, con el tiempo suficiente para ver salir a los andarines y a los patinadores, para despedir a los amigos que se han inclinado por esas modalidades; el cálido ambiente que se respira en la zona de salida contrarresta el frío que a esa hora nos deja la mañana; frío que combatimos al refugio de un café, entre animada charla y sentidos saludos, demorando el momento del calentamiento todo lo que podemos.
Pero por mucho que queramos demorar los acontecimientos, no podemos parar el tiempo, y el momento de la salida se acerca, llega, y todos dispuestos, y a toque de silbato, emprendemos la marcha; tengo claro el planteamiento, el ritmo de carrera, no quiero dejarme llevar por el subidón de la salida, o lo que es lo mismo, no deseo sufrir; así que después de unos primeros metros al lado de mi hija, de esos últimos consejos, a los que quizás no haga caso, acoplo mi ritmo a los de mi planteamiento, y me alejo intranquilo por ella pero con mi tranquilidad; y al lado de Mauri transcurren los primeros kilómetros, de ligera subida, algún repecho más o menos duro, todo depende de donde se mire; la carrera después de esos repechos se ha estirado y cada uno va colocándose en su posición natural, y los compañeros de viaje empiezan a ser los mismos; los kilómetros van cayendo de mi lado, las sensaciones no son malas, pasamos el kilómetro diez y hay que exprimirse un poco, no cambio los planes, ya estaban en mi cabeza, y hoy manda ella; voy disfrutando, de la carrera, de la compañía, de esos campos que se extienden ante mí, siempre ilimitados, viajo a través de ellos, paso a paso, zancada a zancada, voy acercándome hacia mi meta, hacia la meta; disfruto de la visión del arco final, y gozo cuando lo cruzo; el crono, mi crono, 1h45´15´´.
Recojo como puedo (solo tengo dos manos) todo lo que me dan en meta; pillo aire; busco a mi ángel de la guarda, Ángeles, recibo mi beso de campeón y me voy a por Sonia; deshago el camino, con incertidumbre y con esperanza, hasta su encuentro; viene escoltada por Abe, ¿qué tal?, ¿bien?, no necesitaba preguntar, la respuesta la reflejaba su rostro; retomo el trote a su lado, dando unos ánimos que hoy están de más.
Pero aún no había terminado el día, y como suele ser habitual nos reunimos para dar cuenta de una agradable comida, donde siempre afloran mil y una locuras, y mil y un recuerdos.
Aquí, nos vamos centrando un poquito

Y para terminar agradecer los ánimos de Ana, y de Ángeles, y de Sandra y familia, y la presencia de Abe, Jan, y Raquel; además de haber echado de menos a unos cuantos amigos, que a buen seguro estuvieron en alma con nosotros.
Y aquí acaba una historia difícil de contar y llena de buenos momentos.

17 comentarios:

Jan dijo...

Qué estaríamos mirando tan interesados???

No puedo añadir ni una palabra más. Fue un día estupendo en el que disfruté muchísimo, de esos que te hacen feliz de correr y de los amigos que uno va haciendo en este bonito mundillo.

Un fuerte abrazo

Macabeo dijo...

sois todos unos craaks.leo vuestros blogs a menudo,un saludo.

Miguel Mij-Mij dijo...

Días para recordar, momentos que no tienen precio. Felicidades.

lunallena dijo...

Una historia muy bien contada y un día para recordar.
Saludos!!!

A de la Mata. dijo...

Asi me gusta, que hayas disfrutado, de todo y con todos. Un abrazo Satur. A de la Mata.

Los runners de La Elipa dijo...

De eso se trata, de vivir momentos inolvidables

Abe dijo...

Quiero dejar claro que sí sabíamos por dónde andábamos... bueno al menos teníamos una ligera idea... vale de acuerdo ¿quién puede estar despierto a esas horas un domingo?
Sin duda buscábamos a los hermanos "Moya" que no sé por qué llegaban retrasados... ¿será por el exceso de equipaje de alguno de ellos? ;D
Un saludo!!!

Olga y Alfonso "Halfon" dijo...

Las carreras no serían lo mismo si no se vivieran con esa componente del corazón.

Un fuerte abrazo

Rafa González dijo...

Qué buena foto..jeje
Estos días nos hacen que esto nos guste todavía mucho más...

joni dijo...

Que bien se pasa en buena compañía.
Un abrazo.

joni dijo...

Que bien se pasa en buena compañía.
Un abrazo.

viriato dijo...

Hola, yo creo que soy el unico de la foto que si estaba a lo que estaba, aunque aparezca accidentalmente. Soy el de blanco con la cinta en el pelo, que estaba intentando calentar un poco para espantar el frio. La carrera fue estupenda y la crónica que haces tambien. Espero que coincidamos en alguna carrera mas -hemos estado en la media de leon en los 10Km de leon, aparte de ma mm de la bañeza, y si os reconozco os saludare. Por cierto felicitaciones a la organizacion por el curre que lleva organizar este "sarao" y a todos los participantes, que son los que de verdad hacen (hacemos) grande una carrera de este tipo.

La Bala Raquela dijo...

Hola Saturnino!!
Me ha encantado la crónicaaa!!

Es muy bonito lo que has puesto sobre que las carreras nos van acercando, y cada vez hay más complicidad con la gente que nos vamos encontrando en ellas. Hay una conexión especial.

Pasé un fin de semana inolvidable!!

Bss, y a seguir corriendoo de esa manera. Te sigo leyendo ;-)

Carlos dijo...

Paso por aquí poco más que para mandarte un fuerte abrazo Saturnino, porque tengo tanto que leer para ponerme al día que no sé si me va a dar tiempo...

Me alegro mucho de esos buenos amigos que has hecho corriendo, de los presentes en cuerpo y alma y de los que sólo están en ésta última.

Lo dicho, un abrazo. ;-)

Tania dijo...

Qué bonita crónica Satur! compartir con los amigo no tiene precio.
bss
Tania

Sandra dijo...

De nada... siempre q pueda ahí estaré apoyando, y si es posible activamente ;)
Un saludo, y FELICIDADES

Ángel dijo...

Que conste Satur, que aunque respondo con diez días de retraso, el domingo ese pensé en vosotros,y también la semana anterior y ese viernes y el sábado (sobre todo el sábado pensando en el "pre-carrera", y el domingo en la "post-carrera"....), y la verdad me hubiese gustado estar ahí con vosotros, pero el destino manda y no hubo posibilidad. En la Media de León no os libráis de nosotros.

Saludos campeón.