lunes, 13 de octubre de 2014

DIEZKILOMETROSLEÓN: MI HISTORIA Y FOTOS



Hoy tengo una cita. Amanece un día cubierto de nubes, lluvioso. Hoy corro en casa. En León. En esas calles sabidas y conocidas. Por mis calles. No es un día para correr deprisa. Hoy quiero disfrutar. Disfrutar de mis amigos, de mis calles, de la compañía. La propuesta es sencilla: Pasarlo bien.
Y así, bajo la lluvia, esa invitada inesperada, me sitúo en la línea de salida junto a María Jesús, mi amiga, mi compañera del “Nunca correrás solo” que hoy vuelve, después de su lesión, a colocarse un dorsal. La espera entre charlas y saludos se hace más corta, y somos sorprendidos por el disparo que anuncia la salida.
Poco a poco nos vamos moviendo, con la dificultad de estos primeros metros. Sin prisas. Paso a paso. Con tranquilidad, entre corredores, entre charcos, vamos corriendo nuestras calles, vamos cogiendo nuestro ritmo. Voces de amigos que llegan desde las aceras. Gritos de ánimos. Cámaras que atrapan nuestras zancadas. Aplausos que vamos dejando atrás mientras nos alejamos de la ciudad. Voy bien y sin darme cuenta llegamos al avituallamiento, casi lo peor ha pasado, ahora la cuesta, ánimo a mi compañera, y ya el terreno favorable. El regreso a las calles, a los gritos de ánimos de Lucía y de los amigos, a los aplausos, a los flases. “Vamos María Jesús, quinientos metros, el último esfuerzo”, “Ya lo sé” contesta entre el cansancio de mis palabras y las ganas de llegar.
La calle Ancha con la gente en sus orillas, los gritos de nuestros nombres, la cámara de Ángeles, el último esfuerzo, la Catedral, la meta. 51´40´´.
Inspiro, recojo aire, felicito a mi compañera. Siguen los saludos a los amigos. Sigue el día cubierto de nubes.


Y para terminar os dejo con las fotos de Ángeles.
Si alguien quiere la foto en tamaño original, y sin marca de agua, que me envíe un correo electrónico, indicándome número de foto y número de dorsal.

Además podréis de disfrutar de más fotos en la página de mediamaratonleon.

3 comentarios:

Celina dijo...

Qué especial es volver a correr después de una lesión y sobre todo si se hace junto a un amigo. Felicidades a ambos!

Halfon Hernandez dijo...

La magia de correr en tu ciudad, me encanta esa foto por la calle Ancha!!!.

Abelardo Cuerda Leira dijo...

Buen reencuentro de dos compañeros de zancadas, sí señor.
Vamossss!!!!!!!!!!!!!!!!