jueves, 22 de octubre de 2015

XXXV Maratón Valencia Trinidad Alfonso: 8ª Semana

Del 12 al 18 de octubre
Empiezas el viaje y parece que el destino está lejos. Que nunca vas a llegar. Tienes miedo de aburrirte en el trayecto, pero poco a poco vas viendo que hay gente que se va subiendo al carro: los amigos, y empiezan a formar parte de tu locura. Y comparten tus entrenamientos, y los viven como si fuesen de ellos. Te empujan en el día a día; algunas veces demasiado. Pero merece la pena. El esfuerzo se mezcla con buenos momentos. El sudor que resbala por la comisura de los labios no impide que esbocemos una sonrisa. Rodajes de diez o catorce kilómetros, series de cien, de mil o de tres mil, tiradas largas. Os da igual. Te cuento, me cuentas. Nos contamos. “Yo tiro palillos, ya, y tú que corres del caballo a la vaca, y de la vaca a la salamandra, qué”. Nos reímos.
Esta semana volví a disfrutar, junto a ellos, de 63.640 metros. Volví a disfrutar de las cuatro salidas habituales.
El martes, día 13, nos tomamos los 12 kilómetros como un ejercicio recuperador del domingo pasado, y como preparación para el domingo que viene.
El miércoles, es el día de las series, 16.590 metros. "Quién te ha visto y quién te ve" diría mi amigo Abe. "Si amigo, y espera que te cuente lo del caballo, la vaca y la salamandra".
El viernes, un rodaje tranquilito de 14 kilómetros, para dar un respiro al cuerpo.
El domingo, día 18, me voy a La Bañeza, a correr la XVII Media Maratón Vía de la Plata, para hacer el penúltimo test y acompañar a Pedro en su debut en la distancia. Y una vez concluida la carrera extraer conclusiones.

Un esfuerzo compartido siempre es menos esfuerzo; así que a seguir el consejo de Albert Camus: “No camines detrás de mí, puedo no guiarte. No andes delante de mí, puedo no seguirte. Simplemente camina a mi lado y sé mi amigo”.

1 comentario:

maratonman dijo...

Muy buenas Saturnino¡¡¡, Ya no queda nada¡¡¡, lo tienes ahi¡¡, venga que lo mas dificil ya paso, disfruta los entrenamientos que te quedan pensando en hacer la maraton que busques y bonita la frase de Camus.
Un abrazo¡¡¡.