miércoles, 21 de agosto de 2013

De Cascai a Lisboa: Fuerza



3ª y 4ª Semana: Del día 05 al día 19 de agosto
El viaje de este tranvía tendrá un poco más de recorrido: Dos semanas. No sé, quizás sea el verano, pero me cuesta ponerme a escribir; miro el ordenador, lo remiro, con la apatía que impide que lo encienda y así es difícil.
Esa apatía no ha invadido el mundo de los entrenamientos, que de una u otra manera los estoy haciendo sin pasar ni uno. Todo sigue su marcha y va según lo previsto. Bueno en la tirada larga de la 3ª semana pillé una gran pájara, pero fue eso: un mal día, ya que durante la 4ª semana todo ha vuelto a la normalidad.
A esos malos momentos no les doy mucha importancia y además me sirven para aprender a sufrir y seguir con más fuerza e ilusión.
El resumen de estas dos semanas ha quedado como sigue:
Total 3ª semana: 52,510 km.
Martes, día 06, salida sobre hierba de 13,25º km., que seguro mis articulaciones agradecieron.
Jueves, calentamiento con alguna cuesta, para después afrontar cinco series en llano de 500 m., y al igual que la semana pasada de menos a más.
Sábado, día 10, otra carrera de la Copa Diputación de Carreras Populares de León, en esta ocasión en Losada del Bierzo. Diez kilómetros con algún tramo más que exigente y que me tomo con tranquilidad.
Lunes, tirada larga con Eduardo; 17,450 km. de sufrimiento, no todos por supuesto, pero si al menos los cinco últimos. Un bloqueo de piernas que afecto a todo mi cuerpo. Uno de esos días en que sin saber porque nada funciona, pero que ayuda de cara al resultado final.
Total 4ª semana:  47.860 km.
Miércoles, 14 día, salida con el recuerdo del lunes en la que las sensaciones fueron totalmente diferentes. Al final 10,870 km., de recuperación moral.
Viernes: rodaje de 10.900 km. a ritmo de maratón.
Sábado, día 17, otra carrera de la Copa Diputación de Carreras Populares de León, en esta ocasión la Legua Nocturna de Santa María del Páramo, que como carrera corta me ha exigido un ritmo más alto del que estoy acostumbrado. Sin agobios; buen entrenamiento.
Lunes, tirada larga de 18.890 km. De menos a más y acabando a ritmo maratón.
Después de la tempestad siempre viene la calma, por eso no hay que hacer caso a esa mala salida o a ese mal día, ya que lo más fácil es que sea algo pasajero. Y ante esos malos días haz caso al consejo de Dorothea Brande: “Actúa como si fuera imposible fracasar”.

5 comentarios:

Carles Aguilar dijo...

Eso mismo, Saturnino... Si tenemos miedo a fracasar nunca seremos capaces de dar lo mejor de nostros mismo..!! Sigue así....!!

EDUARDO dijo...

Poco a poco llegaremos a Lisboa. Pasamos calor, pero eso nos hará más fuertes, no todo va a ser pasar frio en León...

Korrecaminos dijo...

Estás generando una gran base. Desde luego que habrá días malos pero esos son los mejores, los que nos hacen más resistentes ante las adversidades que estén por llegar.

Tu paso por Lisboa promete muchas alegrías.

Un abrazo.

Celina dijo...

Me encanta la frase, es de las de llevar tatuadas a fuego! creo como bien dices que lo de ese rodaje fue algo puntual, así que a seguir progresando y disfrutando!

abuelo runner dijo...

Eres de los mios no paras ni en verano... y encima siempre te busca algun maraton para tener la mecha encendida.. te felicito por esa regularidad.