jueves, 1 de agosto de 2013

Otro mano a mano




Semana primera: del 22 al 28 de julio

Ante mí otro maratón, otro nuevo plan, otro sueño. Por delante un viaje de doce semanas con un destino: Lisboa, que espero sea tranquilo y placentero.
Un viaje que no por repetido está carente de ilusión, y que tendré que descubrir corriendo, sin prisas, y disfrutando de cada salida, de cada kilómetro, como si de la primera vez se tratase.
¿Liado o liante?. Afronto el reto rodeado de amigos que es lo importante, el resto en este tema tampoco era muy complicado; pero ahora todo eso ya carece de importancia, toca ponerse las pilas y empezar a recuperar el tono físico.
Como siempre, o como en estos últimos dos años, cuatro salidas programadas con antelación, pero que se pueden convertir en anárquicas si el cuerpo lo pide el día del entrenamiento. Mi cuerpo es el sabio y le dejo hacer.
Así que he dedicado la primera semana a acumular kilómetros y a fortalecer las piernas, a sentar la base que me permita viajar con una sonrisa.
Total semana: 43.650 km.
El lunes, día 22, salida de 12.300 km. Suave, tranquilo, recuperando la fatiga de la media maratón de Ponferrada, corrida el sábado.
El miércoles, 12.200 km. por las cuestas de los pinos. Subir, bajar y llanear; el lote completo.
El viernes, día 26, vuelvo a los pinos, a subir y bajar sus cuestas, alargando la vuelta a casa; 12.470 km.
Y el domingo, la tirada larga, la única que impongo a mi cuerpo. Esta no es negociable. 1h32m25s para 16.680 km., en los que me encontré cómodo en ese rodar por rodar.
Me gusta la sensación que me deja afrontar otro mano a mano contra el maratón. La lucha, el esfuerzo, el sacrificio. Con calma, sin precipitación, siguiendo el consejo de la leyenda del tranvía lisboeta que me acompañará en este recorrido: "No acometas obra alguna con la furia de la pasión”.

3 comentarios:

Abuelo Runner dijo...

LA ILUSION TIENE QUE ESTAR CONSTANTE EN LA VIDA DE UN RUNNER Y UNA MANERA DE DARNOS MOTIVACION ES MARCANDONOS OBJETIVOS EN UN PLAZO PRUDENCIAL.
UN ABRAZO AMIGO.

Halfon Hernandez dijo...

La furia nunca es buena compañera de viaje, mas la pasión es la que te lleva en volandas a conseguir el objetivo.

EDUARDO dijo...

Ahí estamos ya Satur...