lunes, 30 de septiembre de 2013

IV Carrera de Relevos Camino Santiago: Mi historia y fotos Ángeles


Después de dos años sin poder hacerlo, ayer domingo volví a correr la carrera de relevos del Camino Santiago. Una carrera diferente, una carrera de equipo, de amistad.
Mañana gris la que recibía a los participantes de la IV Carrera de Relevos del Camino Santiago, que discurría, en está ocasión, entre las localidades de Sahagún de Campos y Mansilla de las Mulas. Tres etapas para salvar los 37 kilómetros que separan ambas localidades; la primera de 10 kilómetros, los que hay de Sahagún de Campos a Bercianos del Real Camino; la segunda de 8 kilómetros, entre Bercianos del Real Camino y El Burgo Ranero; y la tercera etapa, en la que los corredores tenían que completar los 19 kilómetros que separaban El Burgo Ranero de Mansilla de las Mulas.
Yo, para no andar con medias tintas me decanté por el tercer tramo, el largo, por eso de que me servía como tirada larga para el próximo domingo. La disculpa era buena, no se puede negar, pero creo que de cualquier manera hubiese elegido ese.
Como dije antes, mañana gris, buena temperatura para correr, aunque un poco airosa. A las 12:00 horas daba comienzo mi carrera, antes había disfrutado animando y compartiendo charla con mis compañeros del Nunca correrás solo y con el resto de amigos que allí se dieron cita. Empiezo, esta vez tranquilo, con mi compañera María Jesús, marcando un ritmo que la lleve cómoda. El Camino en ocasiones estrecho, de subes y bajas constante, monótono, de largas e interminables rectas, con ese aire que, cuando corremos, siempre da de cara, con esos peregrinos que tímidamente nos dan su ánimo, con un paisaje bonito, diferente. Ritmo machacón, constante, y regular el que nos acerca a las calles de Mansilla, a cruzar una meta llena del aplauso de los amigos.
Después disfruté de la entrega de los premios de la carrera, de mis amigos, de ese equipo que un día llamamos “Nunca correrás solo”, y de esa paella que la organización nos brindó. De esa amena charla que siempre da pena dejar.
Y esta ha sido la historia de un buen día de carreras; del antes de Lisboa.
Y para terminar este pequeño relato os dejo las fotos de Ángeles.
Si alguien quiere la foto en tamaño original, y sin marca de agua, que me envíe un correo electrónico, indicándome número de foto y número de dorsal.

3 comentarios:

Barroso dijo...

Debe ser preciosa esa carrera por etapas , lo hicistes de lujo te quedas con el ultimo tramo bien pensado la tirada mas larga de cara a tu proximo objetivo y porque no entrar en meta tambien ,jajajaja ,saludos

Manuel dijo...

Yo este verano hice mi primera carrera por equipos y me pareció algo muy bonito.
Felicidades a todo el equipo.

Korrecaminos dijo...

Pues tiene una pinta fantástica esta carrera.
Celebro que la hayas disfrutado.

Un saludo.