martes, 13 de enero de 2009

NIEVE BLANDA, NIEVE VIRGEN

El paisaje navideño se resiste a abandonarnos, hoy nuevamente la nieve ha dejado su tarjeta de visita, los campos y nuestros caminos vuelven a estar blancos, nuestros píes notan esa sensación de suavidad, que sube por nuestras piernas a golpe de zancada.
Tocaba entrenamiento del D2 (aunque solo estaba un componente del mismo) y a pesar de la visita no era óbice para saltarnos el rodaje programado, así que sin más preparamos nuestra equitación (mi querido kit de invierno) y a rodar.
El recorrido para hoy es el de los 10 kilómetros, al que sin duda Sonia se va adaptando bien, y aunque por supuesto tiene mucho margen de mejora no es el propósito en esta ocasión, tiene o tenemos, porque la ilusión es compartida, el reto de su primera media maratón, que al mismo tiempo será la primera que se celebre en León, la fecha el 22/03/2009.
Bueno que me voy por lo cerros de Úbeda, y por donde tenemos que ir es por los senderos hechos en la nieve; a lo que íbamos, es empezar a dar nuestras primeras zancadas y empezar a pisar nieve, nieve blanda, nieve virgen, que nos reporta suavidad en la pisada y frescor en el ambiente; no salimos a forzar, simplemente a dejarnos ir y ver que pasa, prefiero que sea ella quien lleve el ritmo, no en vano tiene que adaptarse a uno que le permita en su momento recorrer los 21 kilómetros y 95 metros, y además disfrutar con ello, esa es la única meta.
Paso a paso van cayendo los kilómetros, de reojo miro a Sonia y veo que va bien (al menos en apariencia), compruebo el cronómetro y éste me confirma que lleva un ritmo constante.
Acabamos con un tiempo de 59´50´´, otra vez por debajo de la hora, y con el suelo no en las mejores condiciones; es para estar satisfechos con el trabajo realizado.
Para acabar os dejo con el trote al unisono de las "pegasus" y las "asics".

3 comentarios:

Rafa dijo...

Con ese paisaje la verdad es que correr debe ser una pasada. Donde vivo yo la nieve la vemos por la tele, ayer por ejemplo entrené de manga corta (12º). Uno se vuelve un comodón y no sé si aguantaría ese frío que pasáis. Animo y a seguir pisando nieve virgen!!

SONIA dijo...

Yo me lo pasé como una enana, tengo que reconocerlo. Al final las piernas ya pesaban un poco, por la dureza del terreno, pero estoy más que satisfecha con el trabajo realizado; mucho más sabiendo que el trabajo empieza a notarse. A seguir mejorando, pues:P
Un beso!!

Saturnino dijo...

Rafa: El mundo esta mal repartido, sí es verdad que resulta especial correr por la nieve, pero unos días, cuando la cosa se hace costumbre cansa. Ay, la manga corta, donde tendremos nosotros esas prendas…..aún nos quedan unos meses para poder sacarlas del armario.

Sonia: El buen trabajo siempre da sus frutos.

Como siempre un beso para ellas y un abrazo para ellos.