lunes, 5 de enero de 2009

NOCHE DE REYES


Cinco de enero, llegó la noche de la magia, la noche en que los niños se van a la cama ilusionados y los menos niños con la ilusión de ser más niños; unos se irán nerviosos con la incertidumbre de si habrán sido lo suficientemente buenos para merecer la atención de los Reyes Magos y los otros con la mirada ilusionada de sus hijos grabada en su retina; unos y otros han dejado escrita su carta, y como manda la tradición han colocado sus zapatos en la ventana, y han dejado turrón y champán como regalo de bienvenida para Melchor, Gaspar y Baltasar.
Todos duermen ya en la casa, o parece que lo hacen, chirría una puerta, una sombra se desplaza por el pasillo, entra en la habitación y en voz baja pregunta “Papá, ¿han llegado ya?”, “No hijo, duerme, vas a despertar a tu hermana”, “No puedo”; por fin acaba sucumbiendo al sueño; otra puerta que chirría, pasos, sombras, sigilo, complicidad, la ilusión se ha hecho realidad.
El día sorprende al niño que inquieto se levanta, va en busca de su hermana, y juntos y temerosos se dirigen hacía el salón, allí ante sus ojos tienen el milagro, corren a buscar a sus padres “Papá, mamá, que ya vinieron”, ya no caben en sí de gozo, no está todo lo que habían pedido, pero son felices.
Que poco cuesta engañar a un niño y que poco cuesta hacer realidad sus sueños.

4 comentarios:

SONIA dijo...

Ains, yo para esto no valgo: parezco una niña pequeña. Y lo peor es que a la ilusión de levantarme y abrir los regalos le uno la que tengo cuando los elijo, los compro, los envuelvo, los etiqueto, los pongo con el resto, conjeturo sobre lo que me tocará y, sobre todo, meto cizaña a los demás. Me encanta!! No diré ya cuántas veces me he acercado a levantar cajas y paquetes, jsjsjs.

Crazysoul dijo...

Preciosa entrada Saturnino, me ha encantado, me he sentido identificado (con el niño claro jeje), la ilusión, ya sea con los Reyes Magos o con lo que sea nunca hay que perderla.
Un abrazo amigo y a dormir pronto que que ya vienen los Reyes...

David Rodriguez Roures dijo...

Cuanta verdad,yo siempre he pensado que son los niños los que te vuelven hacer sentir el espíritu de la Navidad,que les traigan muchas cosas,un saludo.

Saturnino dijo...

Sonia: el alma de niño no hay que perderla nunca.

Crazysoul: Me alegra que te gustase la entrada, estoy de acuerdo contigo en que nunca deberíamos perder la ilusión. Iré a Getafe así que espero verte por allí.

David: Los niños son los que nos devuelven nuestra niñez.

Un saludo.