jueves, 14 de mayo de 2009

TURISMO Y ATLETISMO: BUEN MATRIMONIO

Poco queda para empezar ese viaje que desde hace demasiado tiempo tengo pendiente, el que nos llevará a la ciudad de Ávila, y donde (como no), compaginaremos turismo y atletismo, cóctel muy gratificante y al que muchos de nosotros somos adictos, y con el que espero dar por cumplida una promesa.

¿La promesa?, “llevar o acompañar” a mi ángel de la guarda a Ávila.
¿Ávila?, ¿por qué?, no lo sé y tampoco me importa.
¿Lo pude haber hecho antes?, seguro que si; circunstancias adversas, falta de tiempo, desganas-desmotivaciones, cualquier disculpa valdría, pero ninguna sería cierta, porque sencillamente no la hay.

Por supuesto ambos “dos” conocemos la ciudad; desconozco los motivos y el interés de Ángeles por volver a Ávila; podría ser por tantos y tantos motivos, por evocar un viaje que hace años hizo con un ser querido (tristemente fallecido), por salir de la rutina, o por…, aunque quizás sea todo mas sencillo y simplemente es por volver a esa ciudad, a recorrer de nuevo sus calles.

Mi motivo esta mucho más claro, y es único, cumplir lo prometido. Yo, a diferencia de ella, no guardo buenos recuerdos de Ávila, o al menos digamos que estos no me son agradables; en ella dejé unos bonitos sueños de juventud, allá por el año, ¡uf! hace mucho, demasiado, y ha llovido tanto; sueños que hoy tengo olvidados y totalmente superados; aunque puede que sea buen momento para enterrarlos definitivamente.

También aprovecharé mi estancia en Ávila para correr su media maratón; dedicaré un par de horas a recorrer su ciudad al trote de mis zapatillas; los objetivos para esta carrera no los tengo del todo claro, o puede que si y no quiera asustar a mi amigo Ángel; pero sean los que sean seguro que disfrutaremos.

Y llegados hasta aquí, tengo que reconocer (sé que lleváis un rato pensándolo), que no ha sido coincidencia, que elegí este fin de semana porque se celebraba la media de Ávila; y así es, pero turismo y atletismo no están reñidos y con ello tampoco hago daño a nadie; turismo y atletismo forman un matrimonio muy bien avenido.

6 comentarios:

Beatriz dijo...

Y como el turismo no sólo se refiere a la contemplación de "piedras viejas", sino a disfrutar de la gastronomía típica, el fin de semana promete.
¡¡Suerte con tus objetivos!! Ya nos cuentas qué tal.
Besos.

SONIA dijo...

Un finde da para mucho y viene bien las dos cosas, hacer deporte y turistear. Los motivos de cada uno no dejan de ser personales. En mi caso es claro: pasar un rato con mis padres antes de marchar a uno de los viajes "de mi vida".
Nos seguimos viendo en Ávila!
Un beso!

Crazysoul dijo...

Uf, menudo principio para una novela, no quiero meterme donde no me llaman pero me has dejado intrigado, pero como he dicho, simlemente es curiosidad. Todos enemos un pasado, con sus buenos y malos recuerdos, y por eso nada mejor que utilizar este finde para que te desquites y lo pasesis todo lo mejor que puedais en Ávila, y volver con un monton de buenos recuerdos.
Saludos amigo y ya nos contarás.

CarLitros dijo...

Espero sobretodo que disfrutes del fin de semana completo. A mí también me gusta combinar turismo y atletismo, aunque a veces me ha costado correr en condiciones físicas lamentables después de varias noches trasnochando y bebiendo pintas...

Un abrazo

Rafa González dijo...

Disfrutarás el doble. Y en esa carrera seguro que piensas en tus cositas que tienes con esa ciudad...

Saturnino dijo...

Beatriz: Disfrutaremos todo lo que podamos; y sobre todo de gastronomía, eso es innegociable.

SONIA: Nos veremos en Ávila…si no te duermes, jeje.

Crazysoul: Tomo nota de la idea, pero no el tema no daría para una novela. Y de este viaje regresaremos con buenos recuerdos, los malos los dejaremos en las murallas.

CarLitros: El turismo siempre merma nuestras condiciones físicas, pero que se va a hacer también tenemos que sacrificarnos un poquito por las personas que en silencio sufren nuestro hobby.

Rafa: Seguro que me dará tiempo a pensar en eso y sobre todo a olvidarlo definitivamente, si es que no lo había hecho ya.

Un beso para ellas y un abrazo para ellos.