viernes, 15 de mayo de 2009

VUELTA AL TRABAJO

Mi próxima participación en la media maratón avulense me ha obligado a dejar de vaguear y a retomar los entrenamientos, al menos lo suficiente como para terminar decorosamente.
Así que planifique la semana para tres salidas, lunes, miércoles y jueves, la cosa no daba para más.
El lunes, inesperadamente cambio de planes; todo preparado para empezar con el rodaje programado, cuando un terrible aguacero empieza a caer sobre mi ciudad, lo que me obliga, con todo mi dolor de corazón, a quitarme las zapatillas después de unos ligeros y suaves ejercicios de estiramientos, amén de alguna palabra mal sonante; “empezamos bien la semana”.
Debido al pequeño contratiempo y repentino cambio de planes, tuve que habilitar el día de descanso, el martes, para salir a rodar; salida corta, la de los seis kilómetros, a ritmo de cinco.
El miércoles estaba en un principio programado para el gran test, el que iba a indicar mi estado físico y como debería afrontar la media de Ávila; el recorrido elegido el que estado haciendo desde el mapoma, el del sube y baja, el de “los pinos”; por lo que después del ritual de estiramientos empiezo a trotar, esta vez sin reservas, intentando pillar un buen ritmo desde el principio, de menos a más, voy cómodo, veinte minutos de rodaje antes de empezar la zona de los toboganes, hasta aquí voy mejorando el crono cosa me anima a seguir forzando, empiezo con los tramos duros, sigo bien, “me encuentro genial” pienso, última subida, última bajada, ahora a llanear unos quince minutos, sigo forzando, sigo cómodo; paro el crono, no me lo puedo creer, lo vuelvo a mirar, he mejorado el tiempo de estos días de atrás en 6´ 25´´; la duda me asalta, o estos días me ido tocando las narices o hoy he ido como un tiro; y como soñar de momento es gratis, me quedo con la segunda opción.
Hoy jueves último día programado; trabajo de carga, a ritmo tranquilo, entre cinco y cinco diez, con una distancia recorrida de diez kilómetros.
Sensaciones: Inmejorables, muy buenas, y la moral a tope, el descanso ha sido mano de santo.
Objetivos: Los desconozco, pero al menos me la trabajaré; aunque los informes que me ha pasado Carlos no sean muy favorables para intentar hacer marca.
Desenlace: A la vuelta.

5 comentarios:

CarLitros dijo...

Mucho ánimo Saturnino para Ávila. Lo importante será disfrutar del fin de semana entero, si bien tal vez esa relajación extra se vuelta a tu favor y te salga un carrerón. Ya nos contarás.

Un abrazo

Ángel dijo...

Máquina estás hecho, ¡ya lo decía yo el otro día!.

Hablamos. Nosotros vamos el sábado, y me parece que también coincidiremos en el hotel.

Cuidadín con el viaje.

Abrazos.

Rafa González dijo...

Ese entreno sólo indica que estás fenomenal!! Animo y mucha suerte!!

SONIA dijo...

A mí me lo cuentas por teléfono! Y sólo espero escuchar que te has merendado esa Media, aunque viendo el terreno esta tarde... ains, casi que he agradecido no estar.
Un besazo para ti y la mamma!
Nos vemos a la vuelta!

Carlos dijo...

Anda que a buenas horas vengo yo a desearte suerte...

En fin, ya contarás tus sensaciones...

Sonia, te anticipo que no se le veía mala cara, jejeje...

Saturnino, fue un placer conoceros a Angel y a tí.

Abrazos. ;-)