lunes, 25 de abril de 2011

LIBERTAD DE SENSACIONES

Dejo que transcurra la mañana, no tengo prisa. El sol se va cubriendo de nubes, y empieza a tener el aire por compañía. Con parsimonia me enfundo la camiseta térmica de manga larga, el pantalón por debajo de la rodilla, y unas viejas zapatillas. Salgo a la calle en busca del banco de los estiramientos, charlo con el encargado del polideportivo, en un intento de alargar el momento de comenzar, o de volver, o de acabar, con la sensación de haber terminado un ciclo y de estar a la espera de empezar otro, y mientras eso llega solo correr.

Empiezo a pequeñas zancadas, bajo mis pies barro hierba y el camino de pequeños guijarros que saltan a mi alrededor. Los músculos de mi piernas quejándose, luchando por situarse en su lugar, con un "dejáme estar que ese era mi sitio". Acompaso el ritmo a esa calma previa, mi cuerpo corre de nuevo, siento la libertad que da la naturaleza. La Candamia, esa naturaleza tan conocida y tan agradecida, cruzo el río por el viejo puente de madera en busca de las cuestas de los pinos. Hoy solo un poco, lo suficiente para volver a sentir. Poco a poco recuerdo el ritmo entrenado durante los últimos meses, el paso cómodo para hacer kilómetros sin más. Hoy solo cuarenta minutos, que dieron para mucho, hoy he vuelto a correr para llegar a la conclusión que después de Mapoma se cierra un ciclo, y que ahora llega el momento de correr para disfrutar y descansar para correr; y para saber que el próximo objetivo esta situado en septiembre y diciembre, y eso aún está muy lejos.

8 comentarios:

manuelbinoy dijo...

Mientras tanto y hasta que no llegan los objetivos, eso es lo que hay que hacer, sí señor, correr sin más y seguir disfrutando sin presiones; saludos, Saturnino.

Carles Aguilar dijo...

Efectivamente, hay un antes y un después del Maratón... Y eso es algo que surge por sí solo... Pero siempre el Maratón nos deja un huella marcada que, en tu caso, tiene un significado muy especial, seguro... Compartimos ese objetivo para noviembre... Saludos..!!

Maier dijo...

Después de la tempestad viene la calma... que bonito es correr por correr, escuchar los pájaros cantar,no mirar el crono, escuchar los latidos de tu corazón,mirar lo que pasa a tu alrededor y así un montón de cosas mas...ahora es momento de saborear lo conseguido,

lunallena dijo...

Ahora a sentir la libertad, dar rienda suelta a tu espíritu libre y disfrutar del libre albedrío.
Qué tendrá la Candamia y los pinos que nos tienen a todos embrujados!!!
Un besín!!!

Raúl dijo...

Estoy en el mismo momento que vosotros y lo cierto es que lo estoy disfrutando como nunca. Es muy grande lo que habéis conseguido así que daos por satisfechos y DISFRUTAD EL MOMENTO.

Alex dijo...

Ganas tengo yo de estar así, correr con la sensación del auto-deber cumplido

Carlos dijo...

El primer paso para ese nuevo objetivo está dado: limpiar cuerpo y mente de los esfuerzos del anterior.

Animo y a disfrutar.

Un abrazo. ;-)

pipo dijo...

Un nuevo comienzo, la linea de salida y las buenas sensaciones.
Correr libre de presión es la esencia, luego volverá el instinto de superación aunque conviene mantenir siempre la ventanita de lo autentico abierta de par en par
Un abrazo.